Para muchos, un buen plan para el Día del Padre incluye pasar un rato agradable viendo películas con papá. Obviamente, en el catálogo de Netflix hay bastante para escoger, así que aquí les enlistamos algunas recomendaciones:

 

1. Indiana Jones y la última cruzada (Indiana Jones and the Last Crusade)

 

Todas las películas de Henry “Indiana” Jones Jr. (Harrison Ford), el arqueólogo más famoso de todos los tiempos, están disponibles en la plataforma. Sin embargo, recomendamos la tercera parte de la serie por incluir a su padre (Sean Connery), lo que crea una divertida dinámica entre ambos, en una carrera contra los nazis por obtener el Santo Grial.

 

2. Los increíbles (The Incredibles)

Quizá se trate de una de las producciones menos apreciadas de Pixar, pero aun para los estándares de la compañía, esta película de Brad Bird es, primero, un gran filme de superhéroes antes de que esto fuera cool.

 

Así, quizá sea el trabajo de la compañía de animación que mejor explora lo complicadas que pueden ser las relaciones de familia. Basta con observar la vida que un hombre deja atrás para ser padre con el fin de estar un poco más agradecido.

 

 

3. Tiempos violentos (Pulp Fiction)

Seguro, este clásico de Quentin Tarantino podría ser demasiado intenso para ver en familia (es clasificación C). De todas formas, es digno del Día del Padre porque, entre los diversos personajes y relatos anacrónicos que sigue, uno de ellos es sobre un padre y un hijo.

 

 

Butch (Bruce Willis) es un boxeador en decadencia y de poca monta, cuyo padre fue un prisionero de guerra, quien escondió su reloj en los lugares más incómodos con tal de hacerlo llegar a su hijo. Tan sangrienta como puede llegar a ser, ésta es la historia de cómo el legado del progenitor puede inspirar la redención de su heredero.

 

4. Escuela de rock (School of Rock)

En esta película de Richard Linklater (Boyhood), Jack Black es Dewey Finn, un músico venido a menos que se hace pasar por maestro sustituto en una escuela. Para competir en un concurso de bandas de rock, Dewey hace brotar el latente talento musical de sus alumnos, a través de música de legendarias agrupaciones como Black Sabbath, Led Zeppelin y AC/DC. Seguramente, más de una le suena a tu papá.

 

 

5. La vida es bella (La vita è bella)

 

Ahora que, si prefieren algo más sentimental, también encuentran en Netflix la joya italiana de Roberto Begnini. ¿A qué está dispuesto un padre para proteger a su niño del más grande horror creado por la humanidad?

 

Esa es precisamente la misión de Guido (Benigni) cuando él y su familia son llevados a un campo de concentración nazi durante la Segunda Guerra Mundial. Al usar su imaginación, Guido oculta la verdadera situación a su pequeño hijo, Giosuè, para resguardarlo de la crueldad que los rodea. Se vale llorar.

 

6. Super 8

Esta película de J. J. Abrams es un homenaje muy evidente a las películas de Steven Spielberg, y tu papá sin duda la apreciará mucho si es fan de E.T.

 

En Super 8, hay una criatura de otro mundo, un pequeño vecindario estadounidense y niños, como es común en los filmes de los que toma inspiración. Pero donde hay niños también hay padres, y la película explora sus mutuas relaciones de cara al peligro y la tragedia.

 

 

Bonus: Star Wars

Dicen que si tu papá te inculcó el gusto por Star Wars de chiquito, tuviste una buena infancia. Por fortuna, casi toda la saga galáctica está disponible en Netflix, con excepción de El Despertar de la Fuerza y Rogue One, pretexto perfecto para maratonear por la galaxia como padre e hijo.

 

 

Claro que queda la pregunta: ¿en qué orden deben verse las películas? ¿Las precuelas primero o después? En este link les dejamos el orden sugerido, por si quieren experimentar una nueva forma de ver Star Wars.

Fuente y nota completa: Paréntesis.com