PUEBLA, Pue. (apro).- Las redes sociales como Facebook se han convertido en el “catálogo de víctimas para las bandas dedicadas a la trata de mujeres y niñas�, aseguró Miriam Pascual Jiménez, integrante de Justicia Pro Persona y del Observatorio Ciudadano Nacional de Feminicidio.

En el marco del Día Internacional de la Mujer y del octavo aniversario del Instituto de Derechos Humanos Ignacio Ellacuría SJ, la especialista en el tema participó en un foro realizado en la Universidad Iberoamericana, donde refirió que Puebla y Tlaxcala son entidades estratégicas para la venta de mujeres jóvenes hacia otras entidades y el extranjero.

La activista indicó que, al ubicar esta problemática, desde noviembre del año pasado, organizaciones de la sociedad civil en las que participa interpusieron una solicitud de Alerta por Violencia de Género (AVG) para Puebla por el asunto de la desaparición de mujeres y niñas.

La abogada de origen zapoteca, quien participó en la jornada “Ella escribe en las paredes ¡Resistir!�, explicó que ya cada vez son menos usados los antiguos métodos de enganchamiento de las jóvenes, en los que un hombre se encargaba de enamorarlas.

“Pero ahora la situación de impunidad ha generado que cada vez las desapariciones sean más de privaciones violentas de la libertad, es decir, únicamente la levanto, para qué le invierto en enamorarla o engancharla un año, tres meses, cuatro meses, si puedo levantarla y no va a pasar nada, si nadie la va a buscar�.

Luego alertó que los tratantes de mujeres y niñas tienen muy bien ubicada incluso la actuación de la autoridad, que generalmente no inicia una búsqueda inmediata de las jóvenes, y es por eso que la problemática ha ido en aumento.

Igual agregó que el uso de las nuevas tecnologías ha jugado también un papel importante en el crecimiento de esta modalidad delictiva, considerada la segunda más lucrativa para el crimen organizado.

“Facebook se ha convertido en un catálogo de víctimas para la delincuencia organizada que está desapareciendo a mujeres y niñas, se está convirtiendo justo en un catálogo de perfiles, de características físicas, justo le da esa ventaja de conocer el contexto en el que se mueve la víctima, para irlas escogiendo�, explicó.

Además, señaló que de esta forma se entiende que la mayoría de las mujeres desaparecidas en Puebla y Tlaxcala en los últimos años tienen en su mayoría un perfil físico parecido: son jóvenes entre 18 y 25 años de edad, con cabello negro largo, 1.65 de estatura, morenas o morenas claras.

“Lo que hace presumir que sea por tráfico de órganos o trata con fines de explotación sexual, pero siendo un corredor que la ONU ha catalogado como foco rojo del tráfico de personas con fines de explotación sexual, pues se los dejo a su conclusión�, expresó.

Otra forma de enganchamiento que se ha utilizado y que no es investigada por las autoridades estatales, abundó, es el ofrecimiento de trabajo, incluso con recurrentes anuncios en los medios de comunicación impresos de mayor circulación de la entidad.

La abogada apuntó que, aunque las autoridades de Puebla y Tlaxcala pretenden ubicar este tema como un hecho aislado, las investigaciones en torno a este delito demuestran que las desapariciones de mujeres están relacionadas con ilícitos como los feminicidios, la violencia sexual o la trata de personas.

En el caso de Puebla, Pascual dijo que no existen estadísticas oficiales sobre el número de desaparecidas, mientras que algunas organizaciones civiles reportan cifras de mil 500 en los últimos cinco años y otras aseguran que son un poco menos, 458.

Enseguida relató que, en el caso de Tlaxcala, las autoridades estatales le han entregado un reporte de cuatro desaparecidas, pero en su trabajo en esa entidad, tan sólo en un municipio, ha ubicado la desaparición de 14 mujeres.

“Hay un interés de disfrazar las cifras por interés político, pero también porque hay un negocio transnacional muy importante, el segundo negocio más fuerte del mundo�, manifestó la especialista.

Pascual apuntó que si hace 10 años en Tlaxcala había sólo un municipio involucrado en estas actividades ilícitas, ahora hay personas dedicadas a esto en 46 municipios de esa entidad.

Asimismo, mencionó que fue a partir de la desaparición de la niña Karla Romero Tezmol, de 11 años, ocurrida en enero de 2016 en la localidad de San Pablo del Monte, ubicada en Tlaxcala pero colindante con Puebla, que las organizaciones se percataron de que existen cientos de casos de mujeres desaparecidas en ambas entidades y que presentan patrones similares.

Igual se dieron cuenta que la actuación de las autoridades era casi siempre la misma en este tipo de casos: sugieren a los familiares que las busquen con el novio, se niegan a declarar la alerta Amber aun siendo menores de edad, y deslizan que andan en “malos pasos y sobre todo no inician investigaciones inmediatas, con lo que se pierden horas valiosas para su localización.

La abogada señaló que el único protocolo con el que cuenta Puebla es el de la Alerta Amber para menores de edad, pero que al saber esto los agresores, incluso esperan a que la víctima cumpla la mayoría de edad para llevárselas.

“El corredor Tlaxcala-Puebla es un punto estratégico, porque en media hora estás en Veracruz, Estado de México, Oaxaca o la Ciudad de México�, expresó.

Indicó que, de acuerdo con un estudio de la CNDH, se ha encontrado que Puebla es entidad destino de nueve de los corredores de la trata de mujeres y que es de esta entidad de donde se decide si una mujer es enviada a Estados Unidos y de ahí a Europa.

Con 69 víctimas de trata ubicadas en el extranjero, Puebla encabeza el origen de donde fueron sustraídas las víctimas.

Pascual indicó que ante esta situación, y por la actuación recurrente que tienen las autoridades de Puebla en los casos de desaparición de mujeres, es inminente la necesidad urgente de decretar la AVG, pero que sus gobiernos han estado más interesados en su imagen pública que en proteger la vida de ellas.

La entrada Activista acusa que Facebook se ha convertido en el “catálogo de víctimas de tratantes� aparece primero en Proceso.

Fuente y nota completa: Proceso México