El gobierno de Enrique Peña Nieto habría enviado mensajes de texto –con un software malicioso– a periodistas como Carlos Loret de Mola y Carmen Aristegui, con el fin de espiarlos, reveló una investigación de la Universidad de TorontoArtículo 19 y las organizaciones mexicanas R3D y SocialTIC.

 

De acuerdo con el reporte "Gobierno Espía: Vigilancia sistemática a periodistas y defensores de derechos humanos en México", el 20 de agosto de 2015, Loret de Mola, Aristegui y Emilio, el hijo de la reconocida periodista, quien en ese entonces era menor de edad, recibieron un SMS, el cual les informaba sobre supuestos problemas con su visa.

  

Los mensajes terminaban con un link, en el que encontrarían información adicional al “problema”, sin embargo, sólo era un gancho al malware conocido como Pegasus, que extrae información del equipo y se apodera del micrófono y la cámara.

 

 

Nota relacionada: Los virus y malware más comunes y cómo protegerte de ellos

 

"Este software malicioso, desarrollado por la firma israelí NSO Group, es comercializado únicamente a gobiernos. Se ha documentado su adquisición por al menos tres dependencias en México: la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), la Procuraduría General de la República (PGR) y el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN)", se lee en el documento.

 

La investigación detalla que los mensajes no fueron enviados al azar. Todos ocurrieron en el marco de alguna investigación que cuestionaba al gobierno de Peña Nieto, como los casos de Ayotzinapa, la casa blanca, los Panama Papers o la Ley 3 de 3.

 

Loret de Mola y Aristegui no fueron los únicos objetivos del ataque. Entre enero de 2015 y julio de 2016, activistas como Mario Patrón, Stephanie Brower y Santiago Aguirre, del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh), y otros comunicadores, recibieron el mensaje.

 

"Resulta urgente la realización de una investigación exhaustiva, seria, imparcial y transparente que permita, en primer lugar, identificar a las autoridades mexicanas que han adquirido licencias de uso del malware de espionaje Pegasus. La investigación debería, posteriormente, identificar a las personas que han sido ilegalmente espiadas con herramientas de malware y hacer de su conocimiento la información ilegalmente obtenida y utilizada", concluye el informe. 

Fuente y nota completa: Paréntesis.com