Todo indica que, este año, la tendencia en los nuevos celulares incluirá, al menos, dos características. La primera es la controversial pestaña negra que puso de moda Apple con su iPhone X.

 

Por otra parte, todo indica que el final de los teléfonos con paneles de aluminio está a punto de llegar. Si se le echa un ojo a los modelos que lanzará la mayoría de los principales fabricantes de celulares, hay una cosa en común: un cuerpo de cristal.

 

Nokia 8 Sirocco, Samsung Galaxy 9, Sony Xperia XZ2, ZTE Blade V9, Asus ZenFone 5… Todos y cada uno de ellos, además de estar en la gama alta, comparten dicha característica, como destacó Vlad Savov.

 

 

Y es que una de las funciones que buscan los usuarios en los mejores teléfonos del mercado es la carga inalámbrica; los equipos con cuerpo de aluminio no son compatibles con esa característica.

 

Por otra parte, a diferencia del aluminio, el cristal ofrece una sensación mayor de lujo. En contraste, los smartphones con este material se vuelven más pesados, pero al mismo tiempo, más frágiles y más costosos: tan sólo el iPhone X se puede conseguir a partir de los 23 mil 499 pesos.

 

Con respecto a la fragilidad, la reparación de estos paneles tampoco es nada barata. Por ejemplo, Apple cobra 11 mil 799 pesos por arreglar la parte trasera del iPhone X sin AppleCare+ (con el servicio, mil 899 pesos).

 

Así que ya sabes, si este año vas por algún teléfono de gama alta, considera comprar una protección extra para tu celular.

 

Nota relacionada: Celulares con cámara retráctil y otras 'joyas’ del #MWC18

Fuente y nota completa: Paréntesis.com