Apple quiere reducir su dependencia a otros fabricantes para componentes clave del iPhone, como Samsung, quien será el principal proveedor de pantallas OLED para el iPhone 8. Según señala el diario DigiTimes, la compañía de Cupertino prepara instalaciones en Taiwán donde produciría panales para sus celulares de próxima generación.

 

El diario apunta que Apple habría comprado máquinas de deposición química de vapor a la surcoreana Sunic System, necesarias para la fabricación de paneles OLED. El interés de Apple en el sector restaría dominancia a la japonesa Canon Kokki, quien suministra estas máquinas a Samsung y LG, y que a su vez, proveen de pantallas OLED a compañías como Apple, Google o Xiaomi.

 

Una reducción de su dependencia a compañías externas en el suministro de componentes para el iPhone permitiría a Apple elevar sus márgenes de ganancia y garantizar un suministro acorde a sus proyecciones de negocio. Asimismo, le ayudaría a mantener un mayor control sobre la tecnología integrada a sus pantallas, lo cual sería un valioso diferenciador en sus iPhones y iPads frente a dispositivos de su competencia.

 

El reporte de DigiTimes indica que Apple instalará una unidad de investigación y una más de producción en Taiwán.

 

A principios de julio, el diario financiero Nikkei destacó que Apple buscará integrar pantallas OLED en todos sus modelos iPhone 2018. Para este año se espera que solo el modelo de gama más alta integre pantalla con este tipo de tecnología; el resto mantendrá panel de LCD.

 

Se espera que Apple presente su iPhone 8 el próximo septiembre, el cual luciría una pantalla OLED de 5.8 pulgadas que cubriría casi todo el frente del equipo, por lo que el botón físico de inicio desaparecería. Asimismo, contaría con una cámara dual en la parte posterior con tecnología 3D y una frontal con capacidades biométricas, así como el nuevo procesador A11.

 

Nota relacionada: Nuevos rumores apuntan un retraso del iPhone 8

Fuente y nota completa: Paréntesis.com