En la carrera hacia la electrificación de los motores y los sistemas de conducción autónoma, Grupo BMW, Daimler AG, Ford Motor Company y Grupo Volkswagen con Audi y Porsche se han unido para crear en Europa una red de súper carga eléctrica que en su primera fase contempla 400 estaciones.

 

Las estaciones operarán con un sistema de carga combinada estándar (CCS), creado en el 2012 por los mismos aliados, a una potencia de 350kW. El CCS permite cuatro tipos de carga distintos, carga estándar de corriente alterna en una fase, carga rápida de corriente alterna en tres fases, carga de corriente continua para el hogar y súper carga de corriente continua en estaciones públicas.

 

 

Esto significa un gran paso para la estandarización de las recargas de los vehículos eléctricos y para aportar la nueva revolución del transporte. La carga CCS será compatible con la mayoría de los vehículos eléctricos que llegarán en el 2020.

 

Al igual que Tesla Motors, esta alianza pretende deshacerse de los actores públicos para crear infraestructura de recarga eléctrica. La finalidad es conectar Europa para que los usuarios de vehículos eléctricos puedan recorrer largas distancias y que inicie la producción masiva de estos automóviles.

 

La construcción de la red iniciará en 2017 y se espera que en 2020 los usuarios tengan a su disposición miles de estaciones de ultra carga.

Fuente y nota completa: Paréntesis.com