Durante el CES 2018, Sony anunció el regreso de AIBO, un perro robot que se lanzó hace casi 20 años y que desapareció en 2006. Ahora regresa con una cámara en la nariz, la cual lo ayuda a identificar personas y ver todo lo que lo rodea, mientras que en sus ojos hay dos paneles OLED para mostrar las expresiones del novedoso perrito.

 

AIBO tiene 22 puntos de articulación y varios sensores de movimiento que le permite interactuar con humanos y detectarlos, además de otros perros AIBO. La mascota de Sony es capaz de formar vínculos emocionales con los miembros de su familia, además de que les proporciona amor, afecto y felicidad de criar a un compañero.

 

 

En su presentación, AIBO estuvo moviendo las orejas, abriendo la boca y emitiendo sonidos robóticos, acciones que puede realizar durante 2 horas que dura su batería y con tres horas de carga vuelve a la vida.

 

El pequeño robot utiliza tecnología de aprendizaje profundo para analizar los sonidos y las imágenes a través de los sensores, además toma información de la nube para aprender de las experiencias de otros AIBO y sus dueños.

 

 

AIBO funciona a través de una aplicación llamada “My Aibo” en la que se puede configurar a la mascota, ver fotos que hayan sido tomadas desde la cámara integrada y hasta para descargar cosas adicionales para tu robot.

 

Para usar la app hay que registrarse en SoftBank’s Pepper y pagar una cuota mensual. Con esta suscripción AIBO obtiene conectividad WiFi y LTE, además de que permite el acceso a una copia de seguridad en la nube.

 

 

Se espera que AIBO salga a la venta en Japón el 11 de enero por un precio aproximado de $1,700 dólares, aunque ya está disponible en preventa y aún no se sabe si llegará a otros mercados del mundo.

Fuente y nota completa: Paréntesis.com