Dentro de los CES Innovation Awards 2018, que reconocen lo más destacado en diseño e ingeniería en el área de tecnología de consumo, uno de los productos que más llamó la atención es Wi-Charge, una especie de conexión inalámbrica que no sirve para acceder a Internet, sino para cargar desde celulares hasta relojes inteligentes. 

 

Todo el proceso se lleva a cabo a través de una unidad emisora, que también es una lámpara que se puede colocar en distintos espacios de la casa, por ejemplo, y un receptor, el cual es una especie de carcasa que se coloca en el electrónico que se desea cargar. 

 

 

La primera es la que está conectada a la corriente eléctrica y emite una luz infrarroja, mientras que el segundo la convierte en energía, como si se tratara de un panel solar. 

 

Vale la pena decir que la carga se realiza de forma segura y eficiente, y de manera automática, en cuanto los dos elementos se comunican. Y sí, es posible cargar más de un electrónico a la vez.

Wi-Charge se diferencia de otras soluciones de carga inalámbrica por el hecho de que los celulares o relojes inteligentes no necesitan ponerse sobre una base para llenarse de energía. 

 

La compañía asegura que esta solución es completamente segura para el usuario y que la luz infrarroja que emite es una radiación natural. 

 

El CES, donde se presentó Wi-Charge, es la feria anual de tecnología de consumo más importante del mundo, la cual se realiza en Las Vegas, Estados Unidos. 

 

Bonus: primera edición de Eureka News 

Fuente y nota completa: Paréntesis.com