A mediados de mayo pasado, el mundo se convulsionó por un virus informático conocido como WannaCry. Por su saldo, bien podría catalogarse como uno de los ciberataques de mayor calado: 300 mil computadoras afectadas en más de 100 países. Y aunque por su naturaleza estos ataques, conocidos como ransomware debido a que secuestran la información alojada en una computadora para exigir un rescate, podrían considerarse exclusivos del mundo empresarial, un análisis de la firma de ciberseguridad Symantec señala que este tipo de ataques se dirigen en una proporción de 43% a empresas y 57% a consumidores. Y entre usuarios, el primer blanco de ciberataques es el celular.

 

En el marco del Foro Soluciones Telcel de Ciberseguridad, Ricardo Anaya, gerente de Producto de Qualcomm México, compartió con Paréntesis cuáles son las tendencias de seguridad que serán implementadas en los teléfonos inteligentes de nueva generación. Y varias de ellas comienzan a presentarse en los modelos recientes de gama más alta.

 

Integrarán soluciones biométricas. De acuerdo con Anaya, la tendencia más fuerte en tecnología móvil es el uso de sensores biométricos. “Es un método seguro porque el iris tiene 250 puntos de reconocimiento, no se puede engañar con una máscara o lentes”, destaca. Además, adelanta mejoras en los sensores de huellas digitales, un estándar en los smartphones actuales. “Estamos desarrollando una tecnología ultrasónica que permitirá reconocer la huella incluso si está mojada. Detecta incluso vasos sanguíneos”. También reconoce que los smartphones de nueva generación integrarán mecanismos que reconocerán iris, huella digital, el rostro del usuario, su iris e incluso su voz. Algunos, como el Galaxy S8, ya lo hacen.

 

Inteligencia artificial para mejorar la seguridad. Anaya explica que el desarrollo de procesadores comienza a integrar software de inteligencia artificial que analiza el comportamiento del usuario a fin de detectar anomalías. “Cualquier comportamiento anormal será bloqueado”, explica. Y por anómalos se refiere, por ejemplo, a aplicaciones que intentan acceder y copiar la carpeta de contactos sin consentimiento, o a realizar una llamada en segundo plano, invisible para el usuario. “El hardware bloqueará esa acción”, remata.

 

Dispositivos con protocolos de seguridad estandarizados. Aunque no parece probable que en el corto plazo Google estandarice el desarrollo de celulares basados en Android –como con sus celulares Nexus o Pixel–, Anaya cree que se homogenizarán los protocolos de seguridad. Esta medida permitiría que los parches de seguridad, que cubren las vulnerabilidades utilizadas en ciberataques a gran escala, se distribuyan con mayor rapidez.

 

Nota relacionada: 6 de cada 10 mexicanos, en riesgo por Wi-Fi gratuito

Fuente y nota completa: Paréntesis.com