Hasta hace alrededor de 50 años los bancos ofrecían un servicio de cajas de seguridad para clientes selectos, ya que las sucursales eran muy grandes y podían dedicar un espacio para brindar esta alternativa. Sin embargo, en los años recientes, las sucursales se han vuelto más pequeñas y un gran número de bancos han eliminado esta opción.

 

Así, en el mundo empezaron a surgir empresas privadas que ofrecen el servicio de resguardo de bienes de valor, como es el caso de StrongMax, que se dedica a la renta de cajas de seguridad en México.

 

Según explica Max Cukiert, director general de la compañía, la idea de crearla surgió tras un robo que sufrió el lugar donde laboraba previamente. Así, decidió emprender y establecer StrongMax, que promete ser el lugar más seguro del país, y uno de los más seguros en el mundo, donde tanto personas como empresas pueden guardar sus bienes de mayor valor, ya sea monetario o sentimental.

 

La seguridad que ofrece StrongMax está avalada por los estrictos protocolos de SETER Security Consulting, empresa consultora en seguridad de Israel, que presta sus servicios a importantes compañías e instituciones como el Ministerio de Defensa de Israel; Underwriters Laboratories, reconocida a nivel mundial por sus pruebas y certificaciones de seguridad, y Global Risk, que ofrece una gama de servicios de consultoría en gestión de riesgos. 

 

Además, es la primera empresa autorizada por la Secretaria de Seguridad Pública de México para prestar el servicio de renta de cajas de depósito.

 

¿Qué hace a esta bóveda un lugar tan seguro?

Cukiert explica que StrongMax cuenta con una bóveda equipada con diversos elementos y controles de seguridad. En primer lugar, la seguridad física consiste en la bóveda misma, que tiene un peso de aproximadamente 150 toneladas y cuenta con una puerta blindada, con un espesor de alrededor de 50 centímetros.

 

Adicionalmente, las instalaciones están equipadas con alarmas y sistemas de supresión de incendio, alta resistencia a sismos, sensores de ruido y movimiento, los cuales se activan al detectar sonidos o movimientos inusuales, en cuyo caso hacen sonar una alarma en el edificio y envían una alerta inmediata a la central de seguridad remota, quienes instantáneamente se comunican con el personal que se encuentra en las instalaciones de StrongMax para verificar lo ocurrido y, en caso necesario, dar aviso a las autoridades.

 

Por otro lado, todas las instalaciones están monitoreadas por un circuito cerrado, conformado por cámaras de largo alcance y alta resolución, colocadas estratégicamente desde la entrada del edifico, hasta el interior de la bóveda, pasando por las oficinas, pasillos y accesos, sin dejar ningún punto ciego. 

 

Estas cámaras se mantienen en funcionamiento las 24 horas, los 365 días del año y todo el tiempo son vigiladas por un equipo que trabaja remotamente y que tiene contacto directo con la Secretaría de Seguridad Pública, en caso de detectar cualquier anomalía o riesgo.

 

Además, el personal que labora en StrongMax pasa por estrictos procesos de selección y pruebas de control de confianza, para que los clientes tengan la seguridad de que sus bienes están resguardadas por personas altamente confiables.

 

En lo que respecta al acceso controlado de los clientes, este se realiza a través de tarjetas de proximidad de última generación, detección facial a través de las cámaras instaladas en el lugar, así como una contraseña personal y lector biométrico de huellas dactilares, en el cual se debe colocar toda la mano.

 

Finalmente, los clientes reciben una llave personalizada para tener acceso a su caja, la cual es destruida en cuanto finaliza el contrato de cada una de ellas, para hacer una nueva y entregársela a la persona que haga uso de ese espacio.

 

Servicios que ofrece StrongMax

Tanto personas como empresas recurren a StrongMax para resguardar sus bienes de valor, ya sea económico o simbólico. Así, las cajas de seguridad de la compañía almacenan documentos (escrituras, testamentos, acciones, pólizas y cualquier otro documento de valor), dispositivos de almacenamiento, como discos duros y unidades USB, dinero, joyas, relojes, piedras y metales preciosos, colecciones (como estampillas y monedas) y objetos con valor sentimental, como fotografías y negativos.

 

En este lugar, todos estos bienes se mantienen a salvo de robo y daños que pudieran ocasionar la humedad u otros factores climáticos, así como el fuego, ya que la bóveda cuenta con material que retarda la propagación del mismo, en caso de que ocurriera un incendio. 

 

Max Cukiert hace especial énfasis en la privacidad que la compañía ofrece, ya que el acceso a la bóveda es personal e individual (a menos que el cliente autorice a alguien más el acceso a su caja), se realiza con total discreción y confidencialidad, y en el interior cuentan con un par de espacios privados para que las personas puedan revisar el contenido de sus cajas sin que nadie más pueda verlo. Además, la empresa no solicita a nadie que especifique el contenido que va a almacenar.

 

StrongMax cuenta con diferentes tamaños de cajas, dependiendo de las necesidades de cada usuario, en las que se encuentran las opciones personal, familiar, portafolio, corporativa y premium

 

Los contratos se pueden realizar desde tres meses hasta tres años, y los costos van de 4 mil 500 a 22 mil pesos al año, según el tamaño de la caja que se requiera. Una ventaja para los usuarios es que pueden tener acceso a la bóveda los 365 días del año.

 

Adicional a la seguridad que la compañía ofrece, los clientes tienen la opción de contratar un seguro, proporcionado por Seguros Atlas, que protege sus bienes en caso de terremoto, inundación, robo e incendio. El costo por este servicio es de alrededor del 1.5% del valor declarado por el cliente respecto a los bienes que tiene resguardados. 

 

Si requieres más información, visita la página Web de StrongMax.

Fuente y nota completa: Paréntesis.com