CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- Una de las causas de la infelicidad de los mexicanos es el pésimo manejo de la economía, pues el crecimiento de ésta no se ve reflejado en los bolsillos de millones de ciudadanos, consideró la Arquidiócesis Primada de México.

En su editorial del semanario “Desde la Fe”, la Iglesia católica indica que medir este estado de ánimo de las personas puede resultar demasiado subjetivo para tener resultados certeros.

“Pero lo que es un hecho indiscutible, es que en México la población en general tiene una percepción generalizada de insatisfacción en cuanto al desempeño de las instituciones de gobierno y de partidos políticos, y por supuesto, con el curso de la economía”, expone el texto.

Una de las causas de la infelicidad de los mexicanos, agrega la publicación, es el pésimo manejo de la economía, pues el crecimiento de ésta no se ve reflejado en los bolsillos de millones de ciudadanos. Se percibe el fracaso de las fórmulas tradicionales propuestas por la clase política cuando lo que tanto se prometió con las reformas estructurales en realidad sólo asoma la cabeza hacia el fracaso y la paupérrima satisfacción  para pocos en los que concentran la riqueza nacional.

El editorial destaca que las propuestas alternativas no provienen de la Secretaría de Economía, del Banco de México o de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, sino de la clase empresarial la que, en plena carrera por el poder electoral, da a conocer posibles soluciones de fortalecimiento del Estado de Derecho y seguridad pública: desde la erradicación de la corrupción e impunidad hasta la transformación de las políticas fiscales de forma equitativa, menos agresivas y que reduzcan efectivamente la informalidad, con menores cargas fiscales para pequeñas y medianas empresas e incentivar el crecimiento.

Agrega que las propuestas de los empresarios se dirigen también a la forma como se lleva la política social donde se ha demostrado que los programas en ese ramo no han logrado sus objetivos de reducción de la pobreza, y sí se invierten presupuestos altísimos sin modificar sustancialmente el número de pobres.

Por último, el editorial de “Desde la Fe” concluye que para lograr el bienestar y felicidad de los mexicanos se deben vencer obstáculos múltiples. Las barreras del egoísmo y de intereses particulares para procurar el bien común porque la corrupción, la injusta distribución de la riqueza y la pobreza se han convertido en abismos que parecen insuperables. La felicidad de millones de mexicanos tiene de raíz la promoción de la plenitud humana en todas sus dimensiones, materiales y espirituales.

La entrada Corrupción y pobreza, abismos insuperables para los mexicanos: Arquidiócesis aparece primero en Proceso.

Fuente y nota completa: Proceso México