¿Recuerdas el caso de las computadoras Alienware, de Dell, que se vendieron a un precio de 679 pesos (aproximadamente 33 dólares) durante El Buen Fin? Ante las múltiples quejas de los usuarios que las adquirieron a ese costo (normalmente llegan hasta los 50 mil pesos), la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) intervino para que la compañía respetara el precio.

 

Este miércoles, Dell México da a conocer que, en consenso con la Profeco, hará entrega de las computadoras que fueron adquiridas con esos precios (un equipo por cliente) a todos los consumidores que cuenten con los siguientes documentos: confirmación de solicitud de compra enviada por Dell, cargo en su tarjeta de crédito y correo electrónico o reporte de estatus con confirmación de envío, en el que se indica que los equipos están en el país listos para ser entregados. 

Adicionalmente, la compañía entregará un cupón de 40% de descuento en su próxima compra de un equipo Dell a todos los consumidores que, en relación con los equipos con error en el precio, cuenten con la confirmación de su solicitud de compra enviada por Dell, sin importar si se realizó o no un cargo a su tarjeta de crédito.  

 

Finalmente, se otorgará un cupón de 10% de descuento en la próxima compra de un equipo Dell a quienes hayan enviado una orden de compra para alguno de los equipos con error en el precio, aunque ésta haya sido rechazada por el sistema, y que cuenten con el comprobante correspondiente.

 

Los cupones sólo aplicarán para compras en línea a través de www.dell.com.mx, para los modelos Alienware, Inspiron 7000, Inspiron 5000 y XPS. El proceso para la entrega de los mismos se dará a conocer a partir del 28 de noviembre en la página de internet de Dell México.

 

Todo inició el 15 de noviembre cuando, por un error de actualización de la información en la tienda en línea de Dell, algunas computadoras aparecieron con precios “cero”; el único costo que se mostraba era el de los gastos de envío (679 pesos, en el caso de las Alienware). 

 

Al percatarse de ello, la compañía publicó un comunicado a través de sus redes sociales, en el que informaba a los usuarios que compraron los productos con el precio erróneo, que recibirían el reembolso de su dinero. Sin embargo, los compradores no querían su dinero de vuelta, sino las portátiles, y así empezaron a enviar sus quejas a la Profeco.

Fuente y nota completa: Paréntesis.com