En Paréntesis, te hemos compartido historias de teléfonos resistentes al agua, pero nada se compara con el reporte publicado por BuzzFeed.

 

Un iPhone 4, modelo que fue lanzado originalmente en 2010, sobrevivió seis meses sumergido en un lago en los Estados Unidos.

 

Michael Guntrum, originario de Knox, Pensilvania, fue a pescar en marzo de 2015 con unos amigos a un lago congelado. Esta práctica implica sentarse alrededor de un agujero cortado en el hielo y esperar a que pique algún pez.

 

Guntrum reveló a BuzzFeed que su caña de pescar mostró indicios de haber atrapado algo. El movimiento que realizó, provocó que su iPhone 4, que tenía en el regazo, cayera. El teléfono golpeó el hielo y se deslizó hasta el agujero.

 

Guntrum, ¿realmente perdió su teléfono?

 

En octubre de este año, el ingeniero mecánico Daniel Kalgren fue a recolectar objetos con su detector de metales al mismo lago. Este lugar sufrió una sequía por fallas estructurales en la presa que lo alimentaba en septiembre de 2015, según BuzzFeed.

 

Fue así que Kalgren encontró el teléfono cubierto de lodo y arcilla. "Lo que la gente deja caer de sus botes", comentó en ese momento.

 

Kalgren llevó el teléfono a su casa. Por pura curiosidad, limpió el iPhone 4 y lo cubrió con arroz para secarlo. Dos días después, lo conectó y, ¡sorpresa!, encendió.

Al revisar la información del teléfono, el ingeniero se puso en contacto con Guntrum para enviárselo por correo.

 

"Ese día, había estado hablando de ese lago", dijo Guntrum. "Me envió una foto y me preguntó: '¿Te parece familiar?'. Inmediatamente, reconocí el fondo de pantalla".

 

El iPhone 4 de Guntrum estaba cubierto con una funda resistente al agua de la marca OtterBox. Esta historia podrá ser bien aprovechada por su departamento de Marketing de ahora en adelante, ¿no lo crees?

Fuente y nota completa: Paréntesis.com