Apenas ayer te decíamos que el Samsung Galaxy Note 8 podría ver la luz a finales de agosto, pero para cumplir con esa fecha de entrega, el fabricante surcoreano habría decidido no integrar el sensor de huellas digitales en la pantalla del phablet.

 

Nota relacionada: Antes que el iPhone 8, el Galaxy Note 8

 

El sitio surcoreano Naver cita a una fuente oficial de la compañía, la cual asegura que "hicimos todos los esfuerzos para instalar el sensor de huellas digitales en la pantalla del Galaxy Note 8, pero decidimos no integrarlo en este teléfono estratégico (ahí), debido a seguridad y otras limitaciones técnicas".

 

El Galaxy Note 8 sería el primer terminal premium de la compañía en lucir una cámara dual en la parte trasera. Asimismo, se espera que presuma una pantalla Infinity de 6.3 pulgadas, la cual, tal como sus primos más pequeños, los Galaxy S8 y S8+, tendría biseles muy pequeños y se extendería de extremo a extremo para tener un campo de visión más amplio. 

 

Nota relacionada: 'La mejor pantalla de celular que hemos probado'

 

Entonces, al no poder instalar el sensor en la pantalla, Samsung podría tomar la decisión de ponerlo en la parte trasera del Note 8, justo como lo hizo con los Galaxy S8 y S8+.   

 

En Paréntesis, no nos pareció tan cómoda la ubicación de este componente en los teléfonos de última generación, pero en gustos se rompen géneros. 

 

 

Entre las especificaciones técnicas que se esperan del Note 8, están un procesador Qualcomm Snapdragon 835 o Exynos 9000, RAM de 6GB y hasta 256GB de almacenamiento interno.

Fuente y nota completa: Paréntesis.com