No cabe duda, con la llegada de las pantallas a los coches se cambió por completo la estética interior y, por tal motivo, SEAT nos platica esta evolución y todo lo que conlleva la incorporación de una pantalla en sus modelos.

 

 

Hoy en día la conectividad es uno de los factores al momento de adquirir un vehículo, por tal motivo, SEAT cuenta con más diseñadores de pantallas que del exterior. Para finales de año, la compañía contará con 30 personas trabajando en la interfaz y en la experiencia de usuario de sus pantallas.

 

Ellos, están divididos en tres zonas: unos se enfocan en la interfaz, otros se encargan de las aplicaciones como en cualquier otro dispositivo de conectividad y, finalmente, el tercer grupo se centra en la simulación, o lo que es lo mismo, en las animaciones y cómo quedan integradas en este dispositivo.

 

Ahora todo depende de las pantallas, hasta el punto en que “primero la proyectamos y luego todo lo demás”, explica Jaume Sala, responsable de Diseño Interior de SEAT, quien también afirma que “antes diseñábamos el interior del coche y al final buscábamos dónde nos cabía la pantalla”. Ahora, en cambio, “todo gira a su alrededor”.

 

 

El diseño de una pantalla de coche es un trabajo laborioso que requiere de un año y medio y mil bocetos. La posición de la pantalla en un vehículo SEAT está a la altura de los ojos y orientada hacia el conductor. 

 

La última en llegar, la del nuevo León, mide ocho pulgadas -unos 20 centímetros-, el equivalente a una tablet. Para este nuevo modelo se han diseñado tres mil íconos y pictogramas.

 

 Nota relacionada: SEAT presenta la nueva familia FR de Toledo, Cupra e Ibiza

 

En los últimos 15 años, la evolución de las pantallas ha sido “increíble”. Hemos pasado, explica Sala, de “un simple radio que nos podíamos llevar a casa a una auténtica computadora instalada en el interior del coche” capaz de ofrecer los mismos contenidos de otros dispositivos, como una tablet.

 

Fuente y nota completa: Paréntesis.com