La semana pasada, durante su último reporte de resultados financieros, The Walt Disney Company anunció que para 2019 retiraría sus contenidos del catálogo de Netflix en Estados Unidos, con miras a lanzar su propia plataforma ese mismo año.

 

La noticia provocó olas al tratarse de dos de las compañías más grandes de la industria del entretenimiento: el servicio de video en streaming líder del mundo y la propietaria de franquicias multimillonarias como Pixar, Marvel Entertainment y Lucasfilm. Sin embargo, esto no parece preocupar demasiado al vicepresidente de Contenido de Netflix, Ted Sarandos.

 

Nota relacionada: Netflix negocia con Disney mantener Marvel y Star Wars

 

“La relación entre estudios y televisoras siempre fue una forma de amistad y enemistad”, declaró en entrevista con Variety, en referencia al modelo de negocios tradicional, en el que terceros otorgan los derechos de transmisión a servicios como Netflix.

 

Conforme la base de suscriptores de Netflix ha ido creciendo, los usuarios han ido abandonando la televisión tradicional, lo que termina por orillar a los estudios a competir con servicios similares.

 

“Ya todos tienen su propia versión (de servicio de streaming)”, explica Sarandos. “(Los estudios) deben decidir por sus compañías, sus marcas y accionistas sobre la mejor manera de optimizar su contenido”.

 

 

Sin embargo, en Netflix no están preocupados. “Comenzamos a crear contenido original hace cinco años previendo que esto sucedería”, añade Sarandos, con miras a incrementar a 7 mil millones de dólares la inversión de la compañía en producciones originales en 2018. “La gran mayoría (de nuestro contenido) sigue siendo licencias. Faltan un par de años para que sea mitad y mitad”.

 

Poco después del anuncio de Disney, Netflix fichó a la productora Shonda Rhimes, responsable de éxitos televisivos como How to Get Away with Murder, Grey’s Anatomy y Scandal para ABC, televisora perteneciente al emporio del ratón.

 

 

Además, la compañía de Reed Hastings ya compite por algunas de las estrellas más cotizadas en la industria hollywoodense. Después de estrenar War Machine con Brad Pitt, lanzará en diciembre Bright, película que define como un blockbuster de fantasía protagonizado por Will Smith.

 

Nota relacionada: El cine y Netflix pueden coexistir: Will Smith

 

A pesar de una deuda que se reporta en 20 mil millones de dólares, Netflix no escatimará en recursos para mantener su posición como gigante del video en streaming, aun ante crecientes oponentes como HBO y Amazon. Queda por ver hasta dónde llegará la diversificación de la oferta y cómo esto terminará por afectar a los usuarios.

 

Nota relacionada: Esto te costaría suscribirte a todos los streaming de video

Fuente y nota completa: Paréntesis.com