A principios de marzo, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tuvo que cambiar su amado Samsung Galaxy por un iPhone, en el que la única aplicación instalada es Twitter, de acuerdo con un reporte de Axios.

 

Y es que todos sabemos cuánto le encanta tuitear al mandatario, al grado que ha estado presionando a su asesores para tener más tiempo libre para ello. Sin embargo, su equipo hace todo lo posible para mantener ocupado al millonario y evitar que se enganche con las noticias de la televisión por cable, que es de donde suele obtener la información para sus famosos tuits, según la información del sitio.

 

Se supone que el Servicio Secreto y la Agencia de Comunicaciones de la Casa Blanca dieron a Trump un teléfono seguro, que está bloqueado a tal grado que no puede instalar aplicaciones, e incluso no puede realizar llamadas de forma directa.

 

Nota relacionada: Una app para boicotear negocios relacionados con Trump

 

No es un secreto que Trump no utiliza computadoras, por lo que para tuitear necesita un teléfono personal. Tampoco es un secreto que muchos de los posteos realizados en sus cuentas (@realDonaldTrump y @POTUS) son subidos por su asistente personal y el también director de Redes Sociales de la Casa Blanca, Dan Scavino.

 

Scavino utiliza un iPhone, lo cual permitía distinguir entre sus tuits y los de Trump; ahora, la única forma de reconocer al autor será a través del contenido, que tampoco será algo muy difícil de hacer.

 

La última vez que el mandatario publicó desde su Samsung Galaxy, al parecer, fue el pasado 5 de marzo, cuando le tiró a Arnold Schwarzenegger por salir del aire y al Comité Nacional Demócrata por impedir que el FBI investigara sus servidores.

 

Fuente y nota completa: Paréntesis.com