WhatsApp realizó el cambio más importante a su política de privacidad desde su adquisición por Facebook en 2014. Las nuevas políticas de la app de mensajería, utilizada por más de mil millones de personas, la habilitan para compartir con las empresas de la familia Facebook –nueve en total contando Instagram– datos sensibles de sus usuarios, como su número telefónico y sus registros de conexión, incluidos los dispositivos utilizados para comunicarse por WhatsApp.

 

Este intercambio de datos tiene fines comerciales. WhatsApp refiere en un comunicado que en los próximos meses buscará convertirse en un canal para que las empresas puedan interactuar con sus clientes. “Queremos explorar alternativas para que también te comuniques con comercios que te resulten relevantes”, explica la empresa, aunque asegurando que los acercamientos serán siempre bajo consentimiento del usuario.

 

¿Cuál podría ser el alcance de los cambios implementados por WhatsApp? A continuación compartimos algunas consideraciones.

 

Un montón de datos a disposición de Facebook

Si tienes una cuenta de Facebook y WhatsApp, es ampliamente probable que el conglomerado de empresas dirigidas por Mark Zuckerberg tenga información suficiente para construir un completo perfil comercial de tu persona.

 

La nueva política de privacidad de WhatsApp permite dar a Facebook el número telefónico del usuario –una referencia que quizá no tenía–, además de datos sobre el uso de la app de mensajería. Este punto resulta de especial relevancia pues realizando un análisis sobre patrones de uso (mensajes por la mañana desde el celular y a lo largo del día desde la computadora) es posible inferir, por ejemplo, cuándo y dónde trabaja una persona.

 

Ahora mismo WhatsApp indica que estos datos solo serán compartidos con las empresas de la familia Facebook, sin embargo, en su Política de Privacidad explica que la información podría ser compartida con otras empresas: “Trabajamos con proveedores externos que nos ayudan a operar, proveer, mejorar, entender, personalizar y comercializar nuestros servicios […] les exigimos que usen tu información de conformidad con nuestras instrucciones y términos o con tu permiso expreso.”

 

WhatsApp, además, aclara en su Política de Privacidad que puede recopilar y compartir tu información con alguna agencia de gobierno sin la autorización de un juez: “Podemos recopilar, usar, conservar y compartir tu información si consideramos de buena fe que es razonablemente necesario para: (a) responder de acuerdo con las leyes o normas, proceso legales o solicitudes gubernamentales aplicables…”

 

Ni WhatsApp ni Facebook verán tus mensajes, pero no hace falta

En la era de los algoritmos y el análisis de metadatos, el cifrado de mensajes –codificación de mensajes para que solo puedan ser leídos por los involucrados– no imposibilita a una empresa a obtener información suficiente para construir un perfil interesante para los anunciantes.

 

Un estudio elaborado por el Laboratorio de Seguridad Informática de la Universidad de Stanford revela que, analizando datos como cuáles son los números a los que se llama o envía mensajes y la duración de las comunicaciones, se puede hasta determinar las preferencias políticas de una persona.

 

Patrick Mutchler, coautor del estudio, explica en una nota consignada por El País que la investigación responde a la teoría que indica que cualquier persona está conectada con otra por cinco intermediarios. “Buscando solo en Google y Yelp, los investigadores pudieron identificar a un tercio de las personas que había tras los números”. Facebook, sobra decirlo, posee más que números telefónicos y datos de comunicaciones.

 

¿Cómo lucrará WhatsApp con mis datos?

En su nueva Política de Privacidad WhatsApp describe el uso que planea dar a los datos. “Permitiremos que tú y terceros, como diferentes comercios, puedan comunicarse usando WhatsApp e intercambien mensajes, tales como información de pedidos, transacciones y citas”.

 

Este plan se alinea con la estrategia que Facebook sigue con Messenger, otra de las apps de mensajería dominantes –mil millones de usuarios– que busca convertirse en un canal de contacto entre empresas y clientes. Sin embargo, el plan podría ir más allá: “Podemos usar la información que recibimos de ellas (la familia de empresas de Facebook), y ellas pueden usar la información que compartimos con ellas, para ayudar a operar, proveer, mejorar, entender, personalizar y comercializar nuestros servicios y sus ofertas”. Tan claro como el agua.

 

¿Puedo escapar a esto?

, o al menos si actúas durante los próximos 30 días, y solo a que WhatsApp no comparta con Facebook tu número telefónico y hábitos de uso. Hacerlo es relativamente fácil, pues solo hay que navegar hasta llegar al menú Ajustes. En este tutorial explicamos paso a paso cómo hacerlo.

Fuente y nota completa: Paréntesis.com