Volkswagen asegura que en dos años tendremos sus primeros vehículos conectados a la nube. Gracias a la marca alemana la conectividad entre diferentes vehículos e infraestructura de una ciudad inteligente será un hecho en 2019.

 

 

Es decir que un Golf año modelo 2020 podría comunicarse con otros y al mismo tiempo con los semáforos y otros elementos de una ciudad conectada. La tecnología car-to-car y car-to-X está a dos años de ser una realidad.

 

Nota relacionada: SAP presenta su nueva tecnología para vehículos conectados

 

Volkswagen utilizará el protocolo de comunicación pWLAN para que dos coches puedan hablar entre sí. Este protocolo es muy similar al WiFI de nuestra casa pero usarán frecuencias específicas para ellos (IEEE 802.11p) y su alcance será de 500 metros.

 

pWLAN es compatible con la tecnología de los actuales vehículos que están conectados a Internet, por lo que un Volkswagen tendrá la posibilidad de conectarse con un Chevrolet, BMW u otro modelo que incluya conexión directa a Internet.

 

Nota relacionada: Jaguar Land Rover apuesta por vehículos autónomos conectados

 

Alemania, Países Bajos y Austria son los primeros países en apoyar este protocolo, por lo que ahora mismo están instalando esa tecnología dentro de la infraestructura de sus carreteras. Gracias a esto los coches conectados podrán avisar a otros de un accidente o daños en la pista, aquí aplica el "Ciudad Inteligente, Ciudad Segura"

 

 

Por otro lado, Audi es de los primeros fabricantes de autos en utilizar la conectividad con semáforos en el mundo. A inicios de año la marca de los cuatro aros (del Grupo Volkswagen) se unió al proyecto Trafiic Light Information system (TLI) de la empresa Traffic Technology Services, para desarrollar tecnología que permita la conexión en tiempo real con el sistema de luces de tráfico en intersecciones, mejorando así la afluencia de los vehículos.

 

Audi implementará esta tecnología en los modelos Audi Q7, A4 y A4 Allroad en las unidades producidas para el mercado estadounidense después del primero de junio.

 

Para la primera etapa, los conductores solo podrán ver el tiempo que falta para que la luz verde se encienda. Audi asegura que este programa inicial permitirá planear rutas más eficientes e incluso calcular la velocidad a la que debe circular el automóvil para alcanzar la mayor cantidad de luces verdes.

 

Nota relacionada: Los nuevos Audis se comunican con semáforos en Las Vegas

 

Fuente y nota completa: Paréntesis.com