CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- En 1992 Pemex se fraccionó y se crearon sus subsidiarias.

Ernesto Zedillo autorizó inyectar nitrógeno a Cantarell y aunque eso aceleró la extracción de crudo al principio, ahora el yacimiento produce poco.

Fox cedió gran parte de la flota recurriendo a la renta, con la empresa Oceanografía. También vendió los vehículos de Pemex.

Calderón, además, vendió autotanques buquesde carga, casas, llantas, válvulas, tornillos…

Peña Nieto no tuvo límites: licitó tramos de construcción de ductos o vendió cientos de kilómetros de éstos; ofreció al mejor postor la planta petroquímica de Escolín; logró vender grandes secciones de la de San Martín Texmelucan; se deshizo de terrenos, casas y hasta rieles; y vendió la plataforma Chemul a precio de ganga: de 22 millones de dólares (su valor real) la malbarató en 6 millones de pesos.

Además, en 2016 se realizó un recorte de 100 mil millones de pesos (mmdp) en el presupuesto de Pemex para buscar el superávit en 2017. No lo logró. En su informe a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores reportó una pérdida de 352 mmdp. Su pasivo laboral sumó 184 mmdp.

Y entregó a empresas de 17 países el derecho a explorar y explotar el petróleo, todo gracias a una reforma energética que no bajó el precio de las gasolinas ni el de la energía eléctrica. Al contrario.

La entrada Entre Fox, Calderón y Peña, el desmantelamiento de Pemex aparece primero en acheter viagra Proceso.

Fuente y nota completa: Proceso México