Puede que Netflix sea el servicio más popular de su tipo, pero con el tiempo, compañías de diversos tamaños y giros han reclamado su trozo del pastel en el video en streaming.

 

Hoy, este mercado cuenta con competidores que podrían parecer similares, sin embargo, satisfacen a diferentes nichos, según preferencias, hábitos y bolsillos. Netflix, Amazon Prime Video y HBO GO tienen producciones originales y exclusivas muy demandadas, pero ninguna se especializa en cine independiente, como sí lo hacen FilmInLatino o MUBI.

 

¿Qué pasaría si quisieras tenerlos todos para que no te falte nada por ver? A continuación, analizamos a cada uno de los principales jugadores del video en streaming en México, con sus respectivas ventajas, desventajas y precios de suscripción, con lo que calcularemos el total.

 

Nota: para este propósito, no se tomarán en cuenta las promociones, periodos de cortesía, precios especiales, planes por paquete y similares. Por otro lado, donde aplique, se tomarán en cuenta sólo los precios para los planes más básicos, con el fin de calcular un costo mensual base lo más estandarizado posible.

 

Por último, se excluirán de esta lista los sistemas que requieren contratar televisión por cable, como Crackle o Fox Play; y los que sólo ofrecen pago por evento sin suscripción mensual, como iTunes, Google Play Movies y Cinépolis Klic.

 

Netflix

Cuesta: 99 pesos al mes

 

 

Su carta fuerte: producciones originales, como House of Cards, Stranger Things, Orange Is the New Black y un largo etcétera…

 

Para muchos, es la plataforma de cajón, la más conocida y utilizada a nivel mundial, al grado de ser la vara con la que miden a las demás (“El Netflix de Amazon” o “El Netflix de HBO”).

 

Su amplio catálogo de producciones, tanto originales como de terceros, lo convierten en una suerte de servicio “para todos los gustos”. También está disponible en un diverso abanico de dispositivos, desde móviles con Android o iOS, hasta consolas de videojuegos, pasando por múltiples televisiones inteligentes y reproductores tipo Chromecast. Encima de todo, está el mes de cortesía.

 

Por otro lado, su gran fortaleza también es una de sus debilidades: hay tanto contenido que es fácil perderse de mucho, o peor, ni siquiera saber por dónde empezar. Netflix agrega nuevas películas y series propias a tal ritmo, que en febrero se calculó que tomaría más de 900 horas ver sólo su contenido original (más de 38 días sin parar para comer, ir al baño o dormir).

 

De este modo, la compañía de Reed Hastings ya tiene tantas creaciones de casa, que se ha visto obligada a cancelar algunas en los últimos meses.

 

Conoce más sobre Netflix aquí.

 

Nota relacionada: ¿Por qué Netflix está cancelando series?

 

Claro video

Cuesta: 69 pesos al mes

 

 

Su carta fuerte: facilidades de pago, pues además de tarjetas de crédito, permite pagar con cargo a recibo Telmex o Telcel.

 

Propiedad de América Móvil, incluye varias promociones y facilidades para usuarios de otras de sus subsidiarias: algunos paquetes de Infinitum incluyen la suscripción por un año a Claro video, y Telcel da un mes de cortesía.

 

Para clientes de la operadora móvil, existe la modalidad de pago semanal por 25 pesos, y también está la posibilidad de añadir programación televisiva de Fox Premium.

 

El catálogo de contenidos también es muy grande, bien seleccionado, y comienza a contar con producciones originales. Sin embargo, no todo viene incluido en la suscripción mensual. Varios títulos, sobre todo los de estreno, sólo están disponibles en pago por evento con un costo desde 25 pesos, o a la venta por precios que van desde los 169 pesos.

 

Si quieres saber más de esta plataforma, entra aquí.

 

Amazon Prime Video

Cuesta: 5.99 dólares al mes (alrededor de 120 pesos)

 

 

Su carta fuerte: su contenido original y su inclusión en los beneficios de la membresía Amazon Prime.

 

Hablando estrictamente de contenido, Amazon es uno de los competidores más fuertes de Netflix. Ambos cuentan con producciones originales reconocidas por la crítica cinematográfica y televisiva, incluyendo Mozart in the Jungle, American Gods o Transparent, en el caso del primero.

 

En Estados Unidos, la compañía de Jeff Bezos fue la distribuidora exclusiva de la galardonada Manchester junto al mar.

 

También ayuda que el servicio de Amazon está disponible en la mayoría de las plataformas y que, como Netflix, permite la descarga de películas y episodios para visualizar offline. Por si fuera poco, es uno de los beneficios que ya viene incluido en la membresía Amazon Prime.

 

Sin embargo, la paridad entre el peso y el dólar puede incidir en su precio, que se cobra en la moneda estadounidense. Además, por lo menos en México, su catálogo no se compara en extensión al de Netflix. Puede argumentarse que gustará a quienes prefieran más la calidad que la cantidad, así que será cuestión de que cada quién decida el producto que le sea más atractivo.

 

Para saber más, entra aquí.

 

HBO GO

Cuesta: 149 pesos al mes

 

 

Su carta fuerte: películas de estreno y series originales. Éstas son la crème de la crème de la televisión por cable, ahora en Internet.

 

Game of Thrones. Los Soprano. Westworld. Junto con la de Amazon y Netflix, la oferta de HBO completa la Santísima Trinidad. Antes de que hubiera streaming, las series del canal premium eran las reinas de la televisión, y HBO GO entra de lleno en la competencia, gracias a que ya no hace falta tener televisión por cable para acceder a él.

 

Dicho esto, HBO GO es el servicio más caro en esta lista, y aun así es de los que menos ofrece en accesibilidad. Si bien valen la pena los estrenos que tiene (sin costo adicional), no existe aplicación para smart TV y varias consolas de videojuegos, según el sitio de la plataforma. Existen soluciones como Chromecast, AirPlay con Apple TV, o el clásico cable HDMI, pero no se comparan con la practicidad de una aplicación nativa.

 

HBO está ampliando su repertorio de aplicaciones para Estados Unidos. Queda esperar que esté en sus planes lo mismo para América Latina.

 

Más información de HBO GO aquí.

 

Nota relacionada: 5 series para entrarle a HBO GO

 

blim

Cuesta: 109 pesos al mes

 

 

Su carta fuerte: facilidades de pago, incluyendo PayPal, acceso en paquetes con izzi o transacciones en farmacias.  

 

Por asociación con Televisa, blim pudiera parecer el ninguneado por las audiencias mexicanas. El sistema, lanzado para competir con Netflix, no sólo da salida a los contenidos de la televisora, sino que también cuenta con exclusivas (un ejemplo, la serie de Blue Demon).

 

Su catálogo no debería ser subestimado, pues tiene varios grandes clásicos del cine hollywoodense para diversos gustos. A pesar de ello, los contenidos de Televisa podrían resultar poco atractivos para quienes, de entrada, prefieren ver series en streaming precisamente para evitar la televisión abierta.

 

Más sobre blim aquí.

 

FilmInLatino

Cuesta: 69 pesos al mes

 

 

Su carta fuerte: atiende al nicho del cine independiente.

 

De la mano de la empresa española Film y en alianza con el Instituto Mexicano de Cinematografía (IMCINE), FilmInLatino es un oasis en el mundo del streaming para los cinéfilos que gustan del cine independiente y de autor, tanto nacional como internacional. Su catálogo cuenta con muchas producciones que, sin duda, no encontrarías en Netflix.

 

Además, se trata de uno de los competidores con precio más accesible en esta lista, con opción a pagar un semestre de suscripción con descuento. Tiene aplicaciones para diversos dispositivos (incluyendo smart TV) y la sección del catálogo patrocinada por el IMCINE, GratisMX, no tiene costo alguno.

 

Eso sí, no todas las películas y series que ofrece se incluyen en la suscripción. Cada renta cuesta desde 25 pesos, sin opción a compra como en Claro video ni visualización offline como Netflix. Aunque también es posible rentar contenido sin contratar la suscripción mensual.

 

Entren aquí para saber más sobre FilmInLatino.

 

MUBI

Cuesta: 99 pesos al mes

 

 

Su carta fuerte: su concepto de cineteca en línea.

 

Este servicio fue creado por el emprendedor turco Efe Cakarel y lanzado en México con el respaldo de la distribuidora Canana (fundada por Diego Luna y Gael García Bernal). Su eslogan “Cine del bueno” dice mucho de a quién se dirige: como FilmInLatino, MUBI apunta al nicho de cinéfilos que aprecian el cine independiente.

 

Vale la pena destacar que MUBI ofrece un mes de cortesía, múltiples plataformas de visualización (incluyendo apps móviles y para smart TV) y descargar contenido para ver offline.

 

Sin embargo, su característica más distintiva es su concepto: el catálogo se comporta como una cartelera, del que cada día sale una película para ser reemplazada por una nueva. En otras palabras, sus usuarios podrán ver 365 películas nuevas en el año.

 

Esto significa una gran diversidad de productos para ver, pero agradará poco a quienes prefieran consumir películas sin ser apremiados por la disponibilidad de las mismas.

 

Pueden conocer más detalles sobre MUBI entrando aquí.

 

Cinema Uno

Cuesta: 69 pesos al mes

 

 

Su carta fuerte: la curaduría de contenido.

 

Directo y al punto, Cinema Uno se define con el eslogan “Cine independiente en línea”, lo que lo coloca más como competidor de FilmInLatino o MUBI. Este servicio 100% mexicano engloba producciones de todo el mundo y cuenta con alianzas con festivales de cine (un ejemplo: Distrital), para nutrir su abanico de contenidos. De paso, también hay un mes de cortesía.

 

A pesar de lo atractivo que pueda resultar para los fanáticos del cine independiente, quizá ésta sea la oferta en la lista que posee menos opciones de visualización. Más allá de la versión web, sólo existen las apps de iPad y Android.

 

Encuentren más detalles de Cinema Uno aquí.

 

El gran total

 

Queda claro que cada una de estas plataformas ofrecen cosas para diferentes públicos. ¿Pero qué pasaría si, con el afán de poder ver sus catálogos completos a voluntad, alguien los contratara todos al mismo tiempo? El costo de las suscripciones en conjunto sería, ni más ni menos, que de 783 pesos al mes.

 

Esto, como se mencionó antes, es solamente considerando los planes básicos de cada servicio, sin contemplar pagos adicionales por rentas o planes con ofertas más completas (el estándar y premium de Netflix, por ejemplo, ascienden a 129 y 159 pesos mensuales, respectivamente).

 

Lo mismo a la inversa: tampoco se están tomando en cuenta las cortesías que algunos de estos sistemas ofrecen, o las opciones que incluyen algunos gratis en paquete con otros productos.

 

Al final, es cuestión de gustos, necesidades y hábitos de cada usuario. Lo que es cierto es que ser cinéfilo o seriéfilo en México, ya sale en una renta de varios cientos de pesos.

Fuente y nota completa: Paréntesis.com