CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Para el presidente Enrique Peña Nieto, el próximo fiscal general –la figura que sustituirá al procurador general de la República– deberá ser elegido una vez que haya transcurrido el proceso electoral de junio próximo.

Ese cálculo coloca la selección del nuevo fiscal general de la República en el último semestre de la actual administración federal.

La consideración del presidente ocurrió poco después de que el procurador Raúl Cervantes presentara su renuncia al cargo, acusando estancamiento legislativa y golpeteo contra su persona, en relación con el llamado “pase automático” que lo convertiría en un funcionario del peñanietismo transexenal.

Para Peña Nieto, la renuncia de Cervantes Andrade es para no contribuir a mayor polémica política.

“Creo que él más bien tomó la decisión de retirarse de la Procuraduría, y dijo, ‘a ver, ni quiero ser parte de este juego ni prestarme a que haya especulaciones y sólo ser alguien que con esas polémicas desgaste a la institución’”, se explicó el mandatario federal.

La designación del próximo fiscal general ha motivado una amplia polémica, debido a que se aprobó de origen la posibilidad de continuidad transexenal, con lo que organizaciones empresariales, ciudadanas y partidos políticos –destacadamente el PAN, que aprobó la nueva legislación— impulsaron la campaña contra el “fiscal carnal”, que señalaba concretamente a Raúl Cervantes como beneficiario.

Las declaraciones de Peña Nieto al respecto ocurrieron durante el foro “Impulsando a México: la fortaleza de sus instituciones”, organizado por Grupo Financiero Interacciones y El Financiero Bloomberg.

El acto fue aprovechado por el titular del Poder Ejecutivo para retomar algunos de sus dichos que, sin destinatario explícito, marcan sus declaraciones desde finales de agosto en relación con la sucesión presidencial:

“Lo que menos queremos es vivir bajo un régimen autoritario, bajo un régimen donde no se respete la ley, donde no se respete la participación ciudadana, se prive o se castigue la libertad de expresión, y tenemos ejemplos claros de eso, de países donde precisamente se postuló cambiar lo que era entonces catastrófico y terminaron peor, terminaron mal y siguen muy mal”.

Aunque en sus diferentes discursos no lo menciona, dichas expresiones fueron clarificadas por él mismo en una entrevista con Ciro Gómez Leyva hace mes y medio: se trata de Andrés Manuel López Obrador y de gobiernos como el de Nicolás Maduro, en Venezuela.

Peña Nieto también se refirió a que el candidato del PRI podría darse a conocer a finales del presente año, y expuso que deberá tener tres características: amor a México, experiencia en el sector público y una propuesta clara.

La entrada “Habrá fiscal hasta fin de sexenio”, ataja Peña; esboza cualidades del candidato al 2018 aparece primero en Proceso.

Fuente y nota completa: Proceso México