En México existe un sistema educativo paralelo al impartido por la Secretaría de Educación Pública. Atiende a 1 millón 800 mil alumnos, pocos si se le compara con los cerca de 26 millones que atiende el sistema estatal, pero significativos si se toma en cuenta que Khan Academy, una plataforma de educación en línea creada en 2008, atiende gratuitamente a cualquier interesado que cuente con una conexión a Internet sin importar si se realiza desde un móvil o una computadora.

 

“Internet es la forma de democratizar el acceso a la educación”, reflexiona Rolando Núñez-Baza, responsable de Khan Academy en Latinoamérica. La plataforma, que inició como una colección de clases de matemáticas impartidas por Salman Khan en YouTube, hoy ofrece enseñanzas en matemáticas, ciencias, economía, finanzas y computación adaptadas al español mexicano y completamente gratuitas. A nivel global cuenta con 55 millones de usuarios, de los cuales cinco reciben clases en línea desde Latinoamérica.

 

El modelo de Khan Academy, basado en lecciones en video que pueden rebobinarse una y otra vez hasta que el alumno entienda los conceptos y ejercicios similares a los que se imparten en un salón de clases, cautivó a líderes tecnológicos como Bill Gates y en México al empresario Carlos Slim. La clave, explica Núñez-Baza, es la personalización de la enseñanza. “Cada persona tiene un ritmo de aprendizaje distinto y en el contexto tradicional el profesor no está consciente del nivel educativo de sus alumnos”, menciona.

 

Sus palabras reflejan una de las certezas de Salman Khan, quien plantea que en clase el maestro debe impulsar el trabajo colaborativo y la discusión, mientras que en casa el alumno aprende y refuerza conceptos con ejercicios acordes a su ritmo de aprendizaje. El sistema propuesto por Khan parte de la base de que las lecciones en video son claves para alcanzar el objetivo. “Las lecciones en video son exitosas porque pueden verse a la hora que sea, cuantas veces quieran y repetirlas sin sentir vergüenza por no haber entendido”, dice Núñez-Baza.

 

También hay beneficios para los docentes: “Queremos que el maestro raimagine la enseñanza, puede asignar videos o ejercicios a realizarse en casa para posteriormente discutir en clase. Creemos que el valor del maestro no es estar frente a la pizarra dando una lección, sino en el trabajo colaborativo y la discusión”, sentencia.

 

México, asignatura pendiente

La educación en México se encuentra en la última posición entre los países miembros de la OCDE. El informe PISA, que evalúa los niveles educativos en tres rubros (Matemáticas, Ciencia y Comprensión de lectura), coloca a México por debajo de la media aprobatoria y con matemáticas como la asignatura que más aqueja a los alumnos mexicanos. Núñez-Baza cree que Khan puede generar una diferencia.

 

“Creo que la mayoría de los mexicanos desconocen Khan Academy y México es prioritario para nosotros”, señala. La plataforma está comprometida a desarrollar cursos basados en las asignaturas troncales de la educación básica regular en México.

 

También refrenda la gratuidad y accesibilidad del modelo Khan. Recientemente celebró una alianza con Telcel para excluir del cobro de datos el acceso a Khan desde dispositivos móviles. “Somos una empresa que cree en el contenido libre, 33% de nuestros usuarios son tasa cero de datos”.

Fuente y nota completa: Paréntesis.com