El iPhone 7s Plus y el iPhone 8 podrían ser resistentes al agua, al menos es lo que asegura el diario japonés Nikkei. Y es que si Apple quiere superar a los Galaxy S8 y S8+, de Samsung, debe apostar por características iguales o diferenciadoras en diseño, resistencia, procesamiento y fotografía, principalmente.  

 

De acuerdo con el artículo, Wistron, un pequeño ensamblador de iPhone, rival de Hon Hai Precision Industry y Pegatron, confirmó que los nuevos celulares de Apple de 5.5 pulgadas (¿iPhone 7s Plus?) incorporarán resistencia al agua y carga inalámbrica.

 

No sería nada extraño que estas especificaciones también estén presentes en el teléfono que celebraría los 10 años del iPhone, el iPhone 8

 

Actualmente, el iPhone 7 y el iPhone 7 Plus garantizan que resisten salpicaduras y polvo sólo por un momento, pero no fueron construidos para ser sumergidos. De hecho, la compañía californiana es muy clara con respecto a la garantía por daños causados por líquidos:

 

“El iPhone 7 y el iPhone 7 Plus son resistentes a las salpicaduras, al agua y al polvo, y fueron probados en condiciones de laboratorio controladas, con una clasificación IP67, según la norma IEC 60529. La resistencia a las salpicaduras, al agua y al polvo no es una condición permanente, y podría disminuir como consecuencia del uso. No intentes cargar un iPhone mojado; consulta el manual del usuario para ver las instrucciones de limpieza y secado. La garantía no cubre daños producidos por líquidos”.

 

Por su parte, los Galaxy S8 y S8+ cuentan con la certificación IP68; lo mismo sucede con el LG G6 y muchos otros. Así, estos teléfonos se pueden sumergir por 30 minutos hasta 1.5 metros.

 

Se espera que Apple presente su iPhone 8 el próximo septiembre, el cual luciría una pantalla OLED de 5.8 pulgadas casi sin biseles, una cámara dual principal y una cámara frontal con capacidades biométricas, el procesador A11 y el sistema operativo iOS 11.

 

Nota relacionada: Filtran nuevas fotos del iPhone 8

 

Bonus: 31 días con el iPhone 7 Plus 

Fuente y nota completa: Paréntesis.com