HIROSHIMA, Japón, ago. 5, 2013.-Japón conmemoró el martes el 68vo aniversario del bombardeo atómico contra Hiroshima con una sombría ceremonia para honrar a los muertos y con promesas de tratar de eliminar las armas nucleares.

Unas 50 mil personas observaron un minuto de silencio en el parque de la paz de Hiroshima, cerca del sitio de la explosión ocurrida la mañana del 6 de agosto de 1945 que mató a 140 mil personas. El bombardeo atómico de Nagasaki, que ocurrió tres días después, causó la muerte a decenas de miles más, llevando al Japón a rendirse ante los aliados en la Segunda Guerra Mundial.

El primer ministro Shinzo Abe, que estaba entre los dignatarios que asistieron al evento, dijo que siendo Japón el único país en haber sufrido un ataque atómico, tiene el deber de tratar de eliminar las armas nucleares.

El aniversario se conmemora mientras Japón se encuentra dividido sobre el reencendido de las plantas atómicas que fueron apagadas desde que se produjo un devastador terremoto y luego un maremoto que en 2011 dañaron los reactores de una planta en Fukushima, provocando fusiones en estos. Más de 100 mil personas siguen desplazadas debido al alto nivel de radiactividad cerca de la planta. Abe está a favor de que se reenciendan las plantas bajo nuevas regulaciones, mientras que muchos japoneses se oponen.

Hay aproximadamente unas 200 mil víctimas de las bombas atómicas vivas, con un promedio de edad de casi 79 años. Muchos se congregaron en Hiroshima para quemar incienso y orar.

En una ‘declaración de paz’, el alcalde de Hiroshima, Kazumi Matsui, describió el dolor de aquellos que sobrevivieron a la explosión sólo para ser discriminados por considerarlos contaminados por la radiación.

‘La bomba atómica es la peor arma inhumana y el mal absoluto. Los hibakusha (sobrevivientes al bombardeo), que conocen el infierno de una bomba atómica, han luchado continuamente contra ese mal’, destacó.

Las víctimas de Hiroshima ofrecieron su respaldo a quienes sufren a causa del accidente en Fukushima, donde la situación sigue siendo precaria después de la fusión en tres de sus reactores debido a que el sistema de refrigeración de la planta sufrió desperfectos por el maremoto.

La empresa que administra la planta, Tokyo Electric Power Co., ha admitido que tiene problemas para contener el agua contaminada por la radiación en sus instalaciones de almacenamiento.

 

RAMG


Fuente: Noticieros Televisa