Si no tienes tiempo de limpiar tu casa, seguro te has enfrentado a la dificultad de encontrar a alguien de total confianza, que incluso se pueda quedar trabajando aunque no estés. 

 

Los emprendedores Melina Cruz Villafaña, administradora por el ITAM, y Edgar Tello Miranda, estudiante de arquitectura en la UNAM, vieron en esta necesidad una oportunidad de negocio, que se materializó en Jelp mi!, una plataforma móvil y de escritorio. 

 

“Es una aplicación que, bajo demanda, te permite conectar con un profesional de limpieza, de confianza, que pueda ayudarte en tu hogar u oficina cuando lo necesites”, explica Cruz Villafaña. 

 

 

Tello Miranda indica que la plataforma está pensada principalmente para hombres de 25 a 35 años, que viven solos o con roomies, y que ya sea por falta de tiempo o porque no saben o no les gusta hacerlo, se les dificulta realizar por sí mismos la limpieza de su hogar.

 

Según explica la emprendedora, lo que Jelp mi! hace es realizar una selección previa para garantizar la confiabilidad y honestidad de una persona, con filtros y pruebas psicométricas que sólo el 20% de los candidatos aprueba, de modo que los usuarios tengan la tranquilidad de que quien está entrando a su casa es totalmente confiable.

 

¿Cómo funciona el servicio de Jelp mi!?

La plataforma cuenta con dos tipos de servicio para casas y departamentos: agendado (el que se realiza de forma recurrente uno o varios días a la semana, o que se solicita al menos con un día de anticipación) y exprés (se solicita el mismo día y en un plazo de dos horas llega la persona encargada de hacer la limpieza, que en Jelp mi! se llama keeper). Adicionalmente, hay paquetes especiales para pequeñas empresas.

 

Los keepers pueden limpiar en aproximadamente 180 minutos un departamento de entre 70 a 110 metros cuadrados, con dos recámaras, dos baños, sala comedor y cocina.

 

Así, el servicio base en ambas modalidades incluye tres horas. La hora por el servicio agendado tiene un costo de 77 pesos, mientras que la del servicio exprés, 115 pesos. 

 

La solicitud del servicio se realiza a través de la aplicación móvil para iOS y Android, o mediante la página web jelpmi.mx, y para registrarse hay que proporcionar nombre, correo y contraseña.

 

 

En la plataforma debes especificar cuál es la modalidad que necesitas y si requieres horas adicionales para la limpieza de habitaciones extra y de horno o refrigerador de manera minuciosa, o bien, para lavado o planchado de ropa. De esta manera, se pueden calcular el tiempo y costo adicional de tu servicio.

 

Una vez que haces la solicitud, recibirás por correo una notificación que te indica quién será el keeper que llegará a tu hogar, incluyendo su nombre, teléfono, fotografía y calificación. En caso de que no haya keepers disponibles, se te pedirá que cambies la fecha u hora de tu reservación. 

 

Los pagos se realizan por medio de tarjeta de crédito o débito, de una empresa dedicada a la cobranza en línea, llamada Stripe, o de una transferencia.

 

Cruz Villafaña indica que un aspecto importante para la plataforma es la satisfacción del cliente y que tanto éstos como quienes prestan el servicio, se sientan cómodos y a gusto con el mismo.

 

Por ello, cuando concluye, tanto los usuarios como los keepers reciben una encuesta, en la que se pregunta por la experiencia brindada, y ambos deben calificar a su contraparte.

 

En el caso de los keepers, una mala calificación recurrente generará su baja temporal o definitiva, mientras que los usuarios que reciban continuamente quejas o comentarios negativos, verán su cuenta suspendida.

 

Su experiencia en 'Shark Tank México'

El año pasado, ambos emprendedores participaron en el reality show de negocios Shark Tank, en su edición para México, donde dos de los empresarios que fungieron como “tiburones”, se interesaron por su proyecto.

 

Así, Jelp mi! sumó como socios a Ana Victoria García, la cabeza de Victoria147, y Carlos Bremer, director general de Value Grupo Financiero, quienes aportaron una inversión total de 1.5 millones de pesos para crecer y potenciar el proyecto, a cambio del 20% de la compañía para cada uno.

 

 

Cruz Villafaña y Tello Miranda coinciden en que, más allá de la aportación económica, lo más valioso de trabajar con exitosos empresarios son las enseñanzas, los consejos y la asesoría para lograr que un negocio prospere y crezca.

 

De esta manera, los jóvenes empresarios han visto un notable crecimiento en su proyecto, que actualmente cuenta con más de 70 keepers y alrededor de 3 mil 800 usuarios registrados, además de que se han realizado 16 mil horas de servicio.

 

La plataforma, que lleva un año operando, tiene cobertura en toda la Ciudad de México y en ocho municipios del Estado de México, por el momento.

 

Sus creadores explican que su meta, para fines de este año, es cubrir más municipios del Estado de México. Más adelante, durante los últimos tres meses de 2017, quieren llegar a un tercer estado, que puede ser Guadalajara, Monterrey o Querétaro.

 

El objetivo de dignificar el trabajo de los empleados domésticos

“Más allá de sólo ayudar en el proceso de encontrar al alguien que pueda ayudar a los usuarios con la limpieza, lo que buscamos es apoyar a quienes realizan este trabajo y a los empleados domésticos”, precisa Cruz Villafaña. “En México, hay 2.3 millones de personas registradas que realizan esta actividad, y 35% de ellos tiene un ingreso de menos de un salario mínimo; en Jelp mi! lo que les ofrecemos es ganar un 500% más, al trabajar la mitad de tiempo”.

 

Agrega  que los keepers cuentan con un seguro de gastos médicos, que cubre accidentes tanto en el lugar de trabajo como en el trayecto hacia o desde el mismo, y tienen horarios flexibles, ya que ellos pueden elegir los días, horas y zonas en las que quieren trabajar, además de que se les apoya para regularizar su situación fiscal. 

 

“Por si fuera poco, hay un seguro de responsabilidad civil que cubre daños causados durante el periodo de trabajo, desde algún objeto roto hasta el daño a la instalación eléctrica, por ejemplo. La cobertura es de 1 millón de pesos”, finaliza.

Fuente y nota completa: Paréntesis.com