La compañía de transporte privado ha tomado la decisión de despedir a 20 empleados, en medio de una investigación interna, con el fin de contener las consecuencias de una serie de revelaciones de acoso, discriminación y conducta inapropiada dentro de su espacio de trabajo, así lo reportó The New York Times

 

De acuerdo con la fuente anónima del medio, no se dieron a conocer los nombres del personal despedido –pero algunos afectados son altos ejecutivos– y la resolución se tomó en una junta en las oficinas centrales de San Francisco. 

El autor del artículo de The New York Times, Mike Isaac, refiere que las dificultades de Uber han revivido cuestiones sobre cómo la industria tecnológica trata a las mujeres y a los empleados en general.  

El pasado febrero, Susan Fowler, exempleada la compañía de transporte privado, publicó en su blog personal que ella fue acosada sexualmente por su supervisor y que el departamento de recursos humanos ignoró sus quejas. 

 

Hace unos meses, en un entrevista para CNN, Arianna Huffington, miembro de la mesa directiva de Uber, manifestó que lo que ella había estado escuchando por parte de los empleados era que sí había algunas “manzanas podridas”, pero que no era un problema sistemático.

 

Así, se dice que más de 215 casos de violaciones relacionadas con el espacio de trabajo fueron investigados en Uber. De éstos, 47 tenían que ver con acoso sexual y 54 con discriminación. Ahora, sólo se tienen 57 quejas bajo revisión

 

Aparte de los despidos, la compañía ha tomado otras medidas: 31 empleados están en entrenamiento sobre asuntos de cultura laboral y siete han tenido una especie de ultimátum.

Fuente y nota completa: Paréntesis.com