A la fecha, Amazon ha mantenido en secreto la información financiera sobre el éxito de su plataforma de streaming, Prime Video. Sin embargo, documentos obtenidos por Reuters sugieren que se trata de una unidad de negocios muy rentable.

 

Para entender esto, hay que recordar que Prime Video se incluye con Amazon Prime, la membresía anual que proporciona envíos gratis sin mínimo de compra hasta en un día, entre otros beneficios. La estrategia del gigante de e-commerce con Prime Video, resume Reuters, es “convertir espectadores en compradores”.

 

 

“Cuando ganamos un Globo de Oro, nos ayuda a vender más zapatos”, declaró en 2016 el consejero delegado de Amazon, Jeff Bezos. Este 2018, una producción de la compañía, La maravillosa Sra. Maisel, se alzó con dos de estos premios en las categorías de comedia (Mejor serie y Mejor actriz).

 

Lee la reseña: ‘La maravillosa Sra. Maisel’: mujer en mundo de hombres

 

En los primeros meses de 2017, las cinco series Amazon Originals más vistas atrajeron arriba de 5 millones de suscriptores a Prime en todo el mundo. Sólo en Estados Unidos, la plataforma ya cuenta con 26 millones de espectadores.

 

Así, la estrategia de contenido de Prime Video responde al costo de producción de una serie contra cuántas suscripciones genera. A esto se le llama “costo por primera reproducción” (cost per first stream).

 

 

En este sentido, las Amazon Originals que más nuevos miembros han generado son The Grand Tour, The Man in the High Castle, Bosch, Hand of God y Goliath, todas con sus primeras temporadas. Es de notar que algunas de éstas, en sus segundas entregas, representan un mayor costo por primera reproducción.

 

Como ejemplo, The Man in the High Castle sumó 72 millones de dólares por concepto de producción y promoción, y atrajo 1.15 millones de miembros. Esto que representa un costo de 63 dólares por cada nuevo suscriptor. La membresía de Amazon Prime, en cambio, cuesta 99 dólares al año.

 

 

En contraste, la serie Good Girls Revolt, estrenada el pasado noviembre, fue cancelada con una sola temporada, a pesar de los reclamos de los fans y una buena recepción de la crítica. Como muestran los datos de Reuters, se trata de las producciones más costosas para la compañía, respecto a nuevos suscriptores generados.

 

Si bien Prime Video es de los pocos competidores para Netflix en el mercado del contenido original vía streaming (en Estados Unidos, el otro es Hulu), su catálogo propio es pequeño.

 

Sin embargo, hay que destacar la principal diferencia entre ambas estrategias. Mientras que el fin de las series Amazon Originals es lograr más compradores en el e-commerce, el consejero delegado de Netflix, Reed Hastings, señala que el foco de su compañía está en crear todo el contenido posible para obtener tantos suscriptores como pueda.

 

“Amazon tiene éxito haciendo varias cosas diferentes”, refirió Hastings durante Netflix Labs. “No podemos repetir esa estrategia. Mejor nos dedicamos a una sola cosa”.

 

Nota relacionada: #NetflixLabs: ‘Hacer lo nuestro y hacerlo bien’

 

Por otro lado, que Amazon evalúe el éxito de su programación sobre costo por primera reproducción, no contempla la satisfacción de los suscriptores existentes. Sin embargo, una cosa es cierta: con un puñado de series, Prime Video se está convirtiendo en una unidad de negocio rentable.

Fuente y nota completa: Paréntesis.com