El verano está en pleno apogeo y por lo tanto, muchas son las personas en el mundo entero que aprovechan esta temporada del año para disfrutar de unas merecidas vacaciones.

A la gran mayoría les gusta disfrutar del Sol, la arena y el mar y quienes pueden hacerlo, se dan una escapada rápida a la playa, mientras que otros, por distintos motivos, se conforman acudiendo a un balneario o piscina pública.

Lamentablemente, cualquiera de estos sitios no gozan de las medidas de salud óptimas, por lo que es muy probable que el sumergirte en sus aguas tenga alguna consecuencia en tu estado físico.

10 destinos perfectos para las vacaciones de ‘spring break’

5 peligros de bañarse en una piscina pública

Todos los que ingresan a la piscina, sin excepción alguna, están aportando cerca de 14 miligramos de materia fecal al agua.

Es muy probable que puedas contraer algún tipo de infección por los gérmenes que suelen habitar en este tipo de sitios. Las más comunes afectan el sistema gastrointestinal, piel, oídos, en las vías respiratorias, ojos, entre otros.

Es muy común que puedas sufrir de diarrea, ya que en el agua de una alberca pública es fácil encontrar al cryptosporidium y al giada, dos parásitos que pueden sobrevivir en este lugar por 10 días, pese a la existencia del cloro.

Además, te encuentras en contacto con miles de gérmenes, los cuales se desprenden de la orina y del sudor.

Si no usas sandalias para alberca, también corres el grave riesgo de padecer el llamado “pie de atleta”, el cual es una infección en la piel de los pies, la cual es causada por diferentes hongos.

Y ahora sí… ¡felices vacaciones!

The post Los peligros de ir a una piscina pública appeared first on Amanece.

Fuente y nota completa: Amanece