El factor conveniencia es una de las más grandes fortalezas de Netflix. Cientos de películas y series de televisión completas están disponibles en su catálogo, listas para verse a la hora y ritmo que se desee. Sabemos que Stranger Things es la razón por la que no te bronceaste el verano pasado y que ya tienes planeado desvelarte en junio por la nueva temporada de Orange Is the New Black.

 

Sin embargo, según la Academia Americana de la Medicina del Sueño (AASM, por sus siglas en inglés), esto podría ser dañino para la salud.

 

De acuerdo al organismo, pasarse la noche viendo series o películas puede incidir en el “deterioro del humor y de las habilidades cognitivas” del individuo, lo que afectaría su desempeño en el trabajo o la escuela, e incrementaría el riesgo de sufrir accidentes.

 

La advertencia, emitida hoy mismo por la AASM, viene poco después del reporte de resultados de Netflix para el primer cuatrimestre de 2017. En él, el consejero delegado de la compañía, Reed Hastings, afirmó que la base de suscriptores del servicio ya es tal que su principal competidor es el sueño (¿y YouTube?).

 

 

Nota relacionada: ¿Realmente Netflix está ‘matando’ al cine?

 

En este sentido, la AASM propone ocho medidas para los usuarios de Netflix —y cualquier plataforma similar—, para que puedan conjugar los maratones de series con sus siete horas recomendadas de sueño.

 

– Establecer un límite de episodios para ver cada noche.

– Tomar descansos entre cada episodio para no dejarse llevar por el “auto-play”.

– Descargar episodios en el celular para controlar cuántos se verán en cada sesión.

– En las noches, ajustar la configuración de la pantalla para filtrar la luz azul.

– Transmitir video desde la televisión en lugar del celular, para evitar la exposición al brillo intenso de las pantallas de dispositivos móviles.

– Evitar utilizar dispositivos móviles en la cama.

– Apagar todas las pantallas por lo menos media hora antes de ir a dormir.

Fuente y nota completa: Paréntesis.com