Después de seis años de altos y bajos, Microsoft da por perdida la batalla en teléfonos celulares. La compañía deja de dar soporte a Windows Phone 8.1, la versión previa de Windows 10 Mobile, el sistema operativo para dispositivos móviles que todavía es impulsado por algunos fabricantes de celulares y tabletas.

 

Aunque la compañía impulsó su plataforma móvil, la falta de contenido y apoyo de desarrolladores externos restó atractivo a Windows Phone.

 

No obstante, Microsoft señaló que continuará dando soporte a Windows 10 Mobile.

 

Microsoft probó suerte en el competido mercado de celulares inteligentes a partir de 2010, cuando adaptó Windows 8 a plataformas móviles. Pero el dominio de Android y iOS plantó cara a Microsoft, que trató de competir adquiriendo a uno de los grandes competidores del mercado: Nokia. En 2014 la compañía de Redmond compró la división de teléfonos inteligentes de la finlandesa por 7 mil 200 millones de dólares, y la fusionó con su marca de casa, Lumia. Sin embargo, ni el sello de Nokia ayudó a Microsoft a posicionarse frente a Google y Apple.

 

Aunque Microsoft no especificó que se retira del mercado de celulares inteligentes, su consejero delegado Satya Nadella ha dicho que el futuro de la compañía radica en los servicios de cómputo en la nube, especialmente aquellos dirigidos a empresas. La compañía también destacó las ventas de hardware, particularmente de teléfonos y tabletas Surface, han decaído, lo que provocó el despido de 3 mil empleados a inicios del mes.

 

Nota relacionada: El iPhone es culpa de Microsoft

 

AOV

Fuente y nota completa: Paréntesis.com