Honda quiere innovar y poner en la mente del consumidor la importancia de manejar la intensidad de luz que entra por las ventanas de su automóvil. Por ello, ha desarrollado una patente para el control del oscurecimiento del vidrio a través de manipulación touch.

 

Los cristales funcionarían como los lentes de transición, para aclararse u oscurecerse, pero no de acuerdo a las condiciones lumínicas, sino a voluntad de los pasajeros del vehículo.

 

El documento de aplicación de la patente especifica que los cristales serían como un dispositivo que permitiría alterar el flujo de la transmitancia, es decir, la cantidad de energía que atraviesa a un cuerpo en cierto tiempo, mismo principio que puede aplicarse a la cantidad de luz que atraviesa a un cuerpo en una determinada longitud de onda.

 

También se especifica que se instalará un detector que pueda medir el nivel de contacto de un usuario con el cristal para reaccionar a comandos específicos precargados.

 

Aunque la idea no es nueva, sí innovadora. Por ejemplo, Mercedes Maybach S600 incluye tecnología similar en el quemacocos. Donde se puede controlar la opacidad del cristal a través de un control colocado en el espejo retrovisor. Pero la innovación que persigue Honda es que el usuario pueda manejar cada cristal con sus manos.

 

 

Hasta el momento, la patente especifica que la transmitancia se puede manipular solo cuando el vehículo se encuentre detenido y no en movimiento. También se están haciendo ajustes para cuando la temperatura interna del automóvil incrementa, pues el usuario podría activar sin intención la atenuación de los cristales por querer limpiar o desempañar. Honda ya trabaja en la solución para implementar su descubrimiento en tecnología convencional.

Fuente y nota completa: Paréntesis.com