MORELIA, Mich. (apro).- José Manuel Mireles, cirujano y exvocero de las autodefensas, prosiguió haciendo señalamientos en sus conferencias de prensa y entrevistas con medios, donde recalcó que Enrique Peña Nieto fue el culpable de su encarcelamiento.

Mireles aseguró que el presidente de México compró, cooptó o encarceló a los principales líderes. Él entró en el grupo de los encarcelados cuando se le acusó de posesión ilegal de armas pese a que pudo comprobar que tenía permisos para usarlas y portarlas.

Fue entre 2013 y 2014 cuando Mireles y más de 25 mil pobladores, hartos de extorsiones, secuestros y delincuencia, “eligieron no vivir de rodillas” y se levantaron en armas contra Los Caballeros Templarios para arrebatarles, con el fuego de las armas y la organización, 46 pueblos de Michoacán de los cuales se habían apoderado.

Luego de tres años en la cárcel, Mireles comentó al diario español El País que “México está mucho peor” y que, sin armas y lejos de la política, emprenderá nuevas batallas.

Igual reconoció que el error más grande de las autodefensas fue haber confiado en el gobierno federal.

“Me lo advirtieron mil veces, ‘no confíes porque te van a joder’. Pero si usted está cansado de una guerra, no hace caso a cualquiera”.

Pero también admitió que su acierto fue que “eligieron la forma en que querían morir”: No decapitados ni siendo restos dentro de una bolsa plástica.

“El acierto fue sacudirnos el miedo, tener decisión y saber que, con organización, podíamos quitarnos a los Templarios de encima”, dijo.

Luego sostuvo que “durante 12 años denunciamos, pedimos auxilio y nos manifestamos contra el crimen en Michoacán. Tenemos miles de expedientes sobre violaciones, secuestros, decapitaciones… que nunca fueron respondidas. Y le doy un ejemplo; pocos días antes del levantamiento acompañé a mi primo a poner una denuncia por la violación de su hija”.

“En el momento de la denuncia ante el Ministerio Público, sólo estábamos él, yo y el funcionario que nos aseguró que resolvería el caso. Pocos minutos después de salir de ahí, cuando mi primo llegó a su casa, se encontró en la puerta la denuncia, rota en pedazos, junto a una nota que decía que tenía hasta las siete de la tarde para irse del pueblo o ‘te cortamos la cabeza a ti y a toda tu familia’. Como él, 2 mil 800 familias de mi pueblo, Tepalcatepec, se marcharon en los últimos años”.

Para Mireles, no sólo Michoacán sino la nación entera está mucho peor que cuando lo encarcelaron.

“La nación entera está peor que cuando me encarcelaron. Le dije entonces a Peña Nieto que si con mi sacrificio se lograba paz social, yo mismo lo felicitaría. Pero han sido tres años inútiles y el país está diez veces peor. Las autodefensas exigimos desde el principio tres cosas que siguen sin cumplirse: seguridad pública eficiente, justicia y estado de Derecho. Lo pedí por Michoacán, pero ahora el país entero lo exige. Si ahora nos movilizáramos nuevamente serían millones”.

También reveló que, en sus tres años de confinamiento en los penales de máxima seguridad de Hermosillo, Sonora, y Tepic, Nayarit, donde sólo pudo leer la Biblia, intentaron humillarlo, quebrarlo. Sus hijas le enviaron cartas que nunca recibió.

Además, afirmó que todo el país sabe quién lo metió a la cárcel, pues es “la única persona de todo el país con capacidad para quitarte la libertad y crearte un infierno”. Pero tiene una explicación: “Yo pisé dos callos, el del crimen organizado y el del gobierno federal, y en ambos casos está involucrada la misma persona”.

Sobre el excomisionado para la Seguridad y Estabilidad de Michoacán, Alfredo Castillo, Mireles aseveró que “es un pendejo”.

“Le dije a Castillo que armar a ciertas autodefensas era un gran error porque empezó armando a los que no eran. Ellos eran los que llamábamos los ‘perdonados’, porque habían dejado los cárteles para convertirse en líderes sociales con las autodefensas. Y ahí están las consecuencias hoy, el cártel de los Viagras, al que él armó, se adueñó de Michoacán”.

Sobre los antiguos líderes de las autodefensas, José Manuel Mireles indicó que Hipólito Mora es un hombre respetable y digno, que cumplió su palabra. “El Americano fue un buen compañero y de los mejores autodefensas, más allá de lo que esté involucrado (estuvo encarcelado por asesinato) y sobre Estanislao Beltrán –conocido como Papá Pitufo– me reservo la opinión (se unió a las guardias comunitarias organizadas por el gobierno para lograr el desarme)”.

Sobre los hechos ocurridos con los periodistas en México, comentó que “están matando a la voz de México”.

“Estoy tan enojado como cuando nos mataban a nosotros. El gobierno no lo puede permitir porque si le siguen cerrando la boca al pueblo, éste se va a tomar las armas y ya conocemos las consecuencias”.

El fin de semana a invitación expresa del alcalde de Aquila, José Luis Arteaga Olivares, Mireles llegó a territorio coahuayanense, donde se reunió con agro-productores y exautodefensas, a los que convocó a no bajar la guardia y seguir la lucha en contra de la delincuencia y de los derechos de los ciudadanos.

El doctor Mireles llegó al municipio de Coahuayana en una avioneta que aterrizó en el aeropuerto de El Ranchito, donde fue recibido por el comandante Tetos de la Fuerza Rural o Policía Michoacán local, y después fue llevado a la playa coahuayanense de Mezcala, al centro ecoturístico La Casa de la Laguna.

En el paradisiaco lugar, el fundador de los autodefensas se reunió con exautodefensas de los municipios de la Costa y sierra nahua michoacana, Aquila, Coahuayana, Coalcomán y Chinicuila, y se entrevistó con el excomandante de las autodefensas de la costa Cemeí Verdía, quien también estuvo preso.

La entrada “Peña compró, cooptó o encarceló a líderes de las autodefensas”: Mireles aparece primero en Proceso.

Fuente y nota completa: Proceso México