CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Desairado, el aniversario de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) tuvo en el centro de los discursos la perspectiva de privilegiar el diálogo, no dar cabida a “visiones únicas” y condenar a los que “buscan la confrontación”.

Con apenas 18 mandatarios estatales, en el Monumento a la Revolución, antiguo escenario de las grandes concentraciones del corporativismo priista, y teniendo por anfitrión al jefe de gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, el presidente Enrique Peña Nieto expuso:

“En un país tan vasto y plural como el nuestro, los esfuerzos aislados resultan insuficientes. Tenemos que jalar todos parejo”.

Aunque el acto -que incluyó el izamiento de banderas de las entidades federativas como parte de la celebración por los 15 años de la Conago-, era de carácter eminentemente civil, Peña Nieto inició haciendo un “reconocimiento” y su “gratitud” a las Fuerzas Armadas, dirigiéndose directamente al secretario de Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos, presente en el acto.

Y Mancera planteó que con el evento se retomaba el simbolismo del espacio en su carácter federalista.

Plenos de conceptos como respeto, tolerancia y pluralidad, los discursos de Peña Nieto y Mancera Espinosa -ambos señalados por organizaciones de derechos humanos por el elevado índice represivo de sus respectivos gobiernos- fueron insistentes, aunque sin destinatario explícito:

“En una sociedad democrática como la nuestra, caracterizada por la pluralidad y diversidad, no hay lugar para imposiciones, ni visiones únicas”, expuso Peña Nieto.

En tanto Mancera, previo a la intervención del mandatario federal, anticipó en la misma línea discursiva:

“Somos muchos más los que queremos que le vaya bien a México. Somos muchos más los que queremos y buscamos un mejor futuro para nuestros hijos y para nuestras hijas. Somos muchos más los que queremos un país unido, fuerte, seguro, sostenible.

“No somos ingenuos. Siempre van existir quienes traten de demeritar las acciones, los que buscan la confrontación; a los que, por cierto, los hechos dan cuenta que resultan ser quienes frenan el desarrollo y ahondan la desigualdad”.

Y ya encarrerado en la perspectiva de la sucesión presidencial, el jefe de gobierno enlistó:

“No debemos perder de vista que los tiempos actuales en nuestro México nos dicen que hay asignaturas pendientes que debemos de revisar, como lo es el altísimo costo de las campañas políticas, lo inequitativo de la repartición de prerrogativas a partidos políticos.

“La necesidad de reducir el número de legisladores, la discrecionalidad en los ejercicios presupuestales y la instauración de paridad efectiva. La regulación de candidaturas ciudadanas, que no nulifiquen su viabilidad. La necesidad de establecer pesos y contrapesos, con gobiernos de coalición. La emigración del sistema presidencialista al parlamentarismo, entre otras que habrá que revisar”.

Los dos también fueron coincidentes en sus reconocimientos y elogios a las Fuerzas Armadas.

La entrada Peña y Mancera condenan “visiones únicas” y buscadoras de conflicto aparece primero en Proceso.

Fuente y nota completa: Proceso México