Historias curiosas, sin dudad, siempre hay en Internet. Para muestra, la de Kenny Bachman y su viaje de mil 635 dólares en Uber.

 

Bachman vive en Gloucester County, Nueva Jersey, y como todos, le gusta salir de fiesta. El pasado viernes, cuando ya tenía unos tragos de más, pidió un Uber para regresar a casa.  

 

El problema es que no se encontraba en Nueva Jersey, sino en Morgantown, Virginia Occidental, a más de 480 kilómetros de su hogar.

 

Como era de esperarse, el chofer siguió las instrucciones de un alcoholizado Bachman para arribar a casa.

 

 

Según relata al NJ.com, se despertó como a las dos horas de viaje preguntando qué hacía en ese carro sentado junto a un desconocido. El conductor le dijo que iban en camino a Nueva Jersey, y no le quedó más que continuar el viaje: “¿Qué iba a hacer, bajarme y quedarme al lado del camino?”, declaró Bachman. 

 

Cuando por fin llegó a casa, se sorprendió al ver que el cobro de su viaje era de mil 635 dólares, más de 30 mil 800 pesos mexicanos.

 

El usuario aseguró que no envió el Uber a su casa, “sabía dónde estaba”, incluso dijo que el chofer tenía su teléfono sin su permiso y habría contestado una llamada de FaceTime. 

 

En fin, ésta es una buena lección para todos cuando vayamos de fiesta y tengamos la intención de regresar a casa en Uber. 

Fuente y nota completa: Paréntesis.com