Este viernes, una corte de Rusia ordenó bloquear Telegram, el servicio de mensajería popular en Europa, con lo que dejaría sin comunicación a millones de personas, reporta Reuters.

 

La medida llega una semana después de que la compañía se negara a dar acceso a los mensajes secretos de sus usuarios al Servicio Federal de Seguridad de Rusia (FSB).

 

De acuerdo con la nota, las autoridades exigen el acceso a los mensajes encriptados, pues los necesitan para continuar su trabajo, el cual incluye "proteger a la nación ante ataques terroristas". Obviamente, Telegram se negó bajo el argumento de respetar la privacidad de sus usuarios (tiene una base de 200 millones de suscriptores alrededor del mundo). 

 

Lo irónico es que las mismas autoridades y el gobierno ruso utilizan Telegram para comunicarse con reporteros y programar conferencias con el presidente Vladímir Putin.

 

Por si fuera poco, Telegram está metida en otro problema. Hace un par de meses, Apple eliminó la aplicación de la App Store al descubrir que los servidores de la app se utilizaban para almacenar pornografía infantil. Ahora, The Outline reporta que también se usan para guardar contenido pirata.

 

Nota relacionada: Telegram desaparece de la App Store… ¡y regresa!

 

Además, al contrario de otros servicios que frenan cualquier actividad de ese tipo, Telegram simplemente dice que “está mejorando constantemente” sus herramientas de moderación para el contenido público.

 

Por otra parte, WhatsApp, el servicio de mensajería más popular del mundo, podría cambiar próximamente sus políticas de servicio, para que la app sólo pueda ser usada por mayores de 16 años

Fuente y nota completa: Paréntesis.com