Samsung volverá a fabricar chips para el iPhone que Apple comecializará en 2018. El diario The Korea Herald destaca que el acuerdo es crucial para Samsung, que en 2013 fue desplazada por su rival taiwanesa TSMC.

 

Kwon Oh-hyun, uno de los tres directores ejecutivos de Samsung, habría jugado un papel determinante para lograr el acuerdo durante su visita a Cupertino del mes pasado, pues habría persuadido a los altos mandos de Apple para tomar ventaja de la experiencia de la surcoreana con la tecnología OLED, que incorpora en las pantallas de sus equipos de gama alta como los nuevos Galaxy S8 y S8+.

 

Samsung es el principal fabricante de pantallas OLED para dispositivos móviles. Concentra el 95% del mercado y actualmente tiene contrato para ser el mayor proveedor de pantallas de esta tecnología para el iPhone 8. Los pedidos se estiman entre 70 y 92 millones de paneles.

 

En 2013, TSMC logró un acuerdo para producir chips para Apple al adoptar la tecnología de siete nanómetros antes que sus rivales. Hasta entonces, Samsung era el principal proveedor de chips para la compañía de Cupertino.

 

Sin embargo, The Korea Herald destacó que Samsung adquirió equipo de fabricación para la manufactura de chips más de siete nanómetros, mismos que Apple desea incorporar en sus iPhones de nueva generación.

 

Nota relacionada: Apple ordena 70 millones de pantallas OLED para el iPhone 8

Fuente y nota completa: Paréntesis.com