Con 52 votos a favor y 47 en contra, el Senado de Estados Unidos aprobó una ley a favor de mantener la neutralidad de la red, en un esfuerzo por revocar la decisión de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) de eliminar las reglas que permiten el libre uso de Internet.

 

En un hecho histórico, al considerar que el Senado de aquel país es, en su mayoría, republicano, tres legisladores de dicho partido –John Kennedy, Lisa Murkowski y Susan Collins– se sumaron a los esfuerzos de los demócratas e independientes para salir victoriosos en la votación.

 

En 2015, el entonces presidente de Estados Unidos, Barack Obama, creó unas reglas con el propósito de garantizar a los consumidores un uso igualitario al contenido de Internet y ancho de banda de los proveedores del servicio.

 

En diciembre pasado, la FCC aprobó nuevas reglas que permiten a los proveedores de Internet imponer diferentes velocidades de navegación, por lo que sería legal que prioricen tráfico a sitios y servicios propios y de compañías que paguen por ello, y reduzcan el ancho de banda a otras páginas.

 

El siguiente paso de los demócratas es conseguir la mayoría de votos en la Cámara de Representantes y, finalmente, la firma del mismísimo Donald Trump para revocar definitivamente la decisión de la FCC, algo que se ve difícil considerando que una de las primeras tareas de Trump, desde que llegó a la presidencia, fue precisamente acabar con la neutralidad de la red.

Fuente y nota completa: Paréntesis.com